Barcelona repite como sede contra el sida

Multitudinaria cena en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Miguel Bosé y Genoveva Casanova fueron los anfitriones de una gala que reunió a 650 invitados

Genoveva Casanova y Miguel Bosé, en el MNAC
Genoveva Casanova y Miguel Bosé, en el MNAC

Dime con quién te codeas y te diré de qué presumes. Y, desde luego, mucho pueden presumir las más de 650 personas que ayer aportaron su granito de arena en la carrera para la erradicación del VIH. Lo hicieron asistiendo a la cena que se celebró en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). Invitados por Miguel Bosé y Genoveva Casanova, hicieron posible que se llevase a cabo, en la Ciudad Condal, la cuarta gala benéfica que organiza la Fundación Lluita contra el Sida, liderada por el doctor Bonaventura Clotet. La cita, que tiene como objetivo recaudar fondos para la investigación de la enfermedad y evitar así que caiga en el olvido, contó con la asistencia de numerosos rostros conocidos, entre ellos Teresa Helbig, Martina Klein, Albert Adriá y Boris Izaguirre, además de otras personalidades del mundo empresarial, la moda, el deporte, el cine. Tanto Carolina Herrera madre como su hija, con la que comparte nombre y elegancia, se mantuvieron fieles a la convocatoria solidaria en la que tampoco faltaron Antoni Brufau o Miquel Molins, presidentes de Repsol y la Fundación Sabadell, respectivamente. Aunque en esta edición hubo caras nuevas, también fueron destacadas algunas bajas, como la de la modelo y futura mamá Eugenia Silva, que en las pasadas ediciones fue embajadora de la cita. La alegría y la emoción definieron el ambiente. Miguel Bosé, que, con un concierto al que fueron cerca de 250 invitados, ha puesto fin a la gira de su último disco, «Papitwo», no decepcionó a los presentes y, con traje negro, pajarita a tono y camisa blanca, dio la bienvenida, uno por uno, a todos los invitados. Casanova, a su lado, deslumbró con un vestido rojo con impresionante corte griego de la diseñadora Carolina Herrera. El complemento perfecto fueron las joyas de Chocrón, el abrigo de Liu Jo y su eterna sonrisa.

Un posado con gancho

Las «celebrities» sucumbieron, una a una, a los «flashes» de los fotógrafos, pero, en esta ocasión, uno de los alicientes de la velada fue ver a Cayetano Martínez de Irujo, que sonrió ante las cámaras en compañía de la madre de sus hijos, Genoveva. Tras el posado, los asistentes pudieron degustar la cena elaborada por el «catering» Mercès, consistente en una crema de frutos otoñales con consomé de primer plato y un capón de Navidad del 25 de noviembre de segundo. Como acompañamiento se sirvieron un Sota Els Àngels de 2011 y un Rivera del Duero.