Belén Esteban: “Quiero casarme por la Iglesia con mi bebé en brazos”

Se cumpliría así lo que nunca consiguió con Jesulín de Ubrique ni con Fran Álvarez: tener un hijo estando casada

Belén Esteban con Miguel Marcos, días antes de su boda civil
Belén Esteban con Miguel Marcos, días antes de su boda civil

Con Jesulín de Ubrique tuvo a su hija Andrea pero nunca se casaron y con Fran Álvarez se casó por la Iglesia pero no consiguió ser madre. Ahora, Miguel Marcos, se convierte en el hombre que podría hacer realidad su sueño: darle un nuevo hijo y formar una familia feliz

Belén Esteban ha confesado a Jorge Javier Vázquez en Sálvame el que sería su gran sueño: subir al altar del brazo de Miguel con su bebé en brazos. Aquello que no pudo hacer realidad con Jesulín de Ubrique ni con Fran Álvarez, espera conseguirlo con Miguel Marcos, su actual marido y su gran amor.

La colaboradora ha confesado que es su deseo convertirse en madre de nuevo y mantiene la esperanza de conseguirlo a sus 45 años junto a Miguel, diez años menor que ella. Según ha contado a sus compañeros es su marido, “que es muy católico”, el que quiere formalizar su reciente unión ante los ojos de la Iglesia. Aunque “antes tendré que arreglar lo de la nulidad”.

Tal y como ha reconocido la propia Belén, no será fácil complacer a su marido, al menos en un tiempo, porque su ex marido Fran Álvarez se niega a firmar la nulidad en conformidad. Para poder pasar por el altar, será necesario un largo procedimiento ante el Tribunal de la Rota en el que tendrá que argumentar los motivos que le han llevado a solicitar la nulidad de su primer matrimonio. Se trata de un procedimiento largo y costoso, que podría haber esquivado si su actitud con su ex hubiera sido menos beligerante. Fran, que no se había negado en un principio a facilitarte el trámite eclesiástico aunque no estaba dispuesto a hacerse cargo de los gastos que genere el procedimiento, se niega ahora a darle la nulidad.

Pero Belén ha dado más detalles de la que sería la boda de sus sueños: llegar al altar con su hijo en brazos y bautizarle en la misma ceremonia. Ya se imagina de blanco, dirigiéndose al altar, en una ceremonia muy íntima a la que sólo asistirían sus respectivas familias y unos pocos amigos. Una celebración muy diferente a la que recientemente ha protagonizado con motivo de su boda civil con Miguel Marcos,

En esa ceremonia ideal, la novia se ve con un hijo en brazos. “Yo quiero quedarme embarazada y lo que más me gustaría es casarme con mi hijo en brazos y bautizarle ese mismo día en la iglesia.” Un deseo que es sin duda su gran asignatura pendiente, ya que no ha podido formar una verdadera familia con ninguno de los hombres de su vida.

Con Jesulín de Ubrique, el torero que la lanzó al estrellato, mantuvo una relación tormentosa, plagada de infidelidades. a lo largo de los cerca de tres años que duró el noviazgo. Belén se quedó embarazada cuando su unión con el torero ya peligraba. Tras romper con el de Ubrique, pasó los últimos meses de gestación, sola en Madrid, con la única compañía de sus padres que estuvieron a su lado durante el parto. La llegada de Andrea al mundo no consiguió la reconciliación de una pareja que siempre estuvo cuestionada por la familia del torero, uno de los grandes escollos con los que se encontró para conseguir su sueño de casarse con el padre de su hija. El difícil carácter de Belén hizo el resto. El torero se distanció cada vez más de la madre de Andrea y las visitas a la niña se fueron espaciando a medida que Belén Esteban se iba haciendo un hueco en la parrilla televisiva aireando su tormentosa relación con los Janeiro.

Tampoco Fran Alvárez, con quién se casó por la Iglesia en 2008, consiguió convertirla en madre de nuevo. Las idas y venidas de la pareja y una vida poco saludable no garantizaban el entorno ideal para cumplir su sueño de dar un hermanito a Andrea. El matrimonio se rompió definitivamente en 2010, tras hacerse pública la infidelidad del camarero con Arantxa Contreras.

Diez años después de su primera boda, Belén volvía a casarse en una ceremonia civil con el conductor de ambulancias que le salvó la vida. Aunque los principios no fueron fáciles y Belén descubrió que su novio le había sido infiel durante su estancia en GH Vip, la pareja consiguió remontar la crisis y hoy forman un matrimonio aparentemente muy estable. ¿Será Miguel Marcos el hombre que consiga cumplir su verdadero sueño y formar con ella una familia feliz?