Actualidad

Concha M. Piquer da la espalda al presunto hijo secreto de Curro Romero

Aunque José Antonio Arias asegura que la ex del torero le ayudó en su lucha

La aparición de José Antonio Arias, un presunto hijo secreto de Curro Romero, ha revolucionado al entorno del ex torero, quien calla, pero no otorga, sobre una “posible” paternidad que nadie conocía. El principal protagonista de esta historia declaró a la revista "Pronto"que “Concha Márquez Piquer, la ex mujer de Curro, de mi padre, me ayudó muchísimo, me creyó desde el primer día y me abrió las puertas de su casa”.

Publicidad

Pero ni la hija de la mítica Concha Piquer ni su actual marido, Ramiro Oliveros, quieren saber nada de este asunto. Es Ramiro el que nos asegura que “mi mujer no sabe nada de esto, ni quiere opinar sobre ese hombre. Ni yo voy a dar mi opinión sobre esa historia. Para nada.”

Arias es hijo de Carmen Arias García, que trabajaba como bailarina en el desaparecido club madrileño “Pasapoga”, cuando, según parece, conoció a Curro. Hablamos del año 1957. No figuraron nunca como pareja estable, pero José Antonio precisa que su progenitora y Romero mantuvieron relaciones sexuales y ella se quedó embarazada. Y que el torero se desentendió de todo, e hizo caso omiso a Carmen, cuando ésta le pidió que se casaran.

Publicidad

Todo ocurrió tres años antes de que el diestro contrajera matrimonio con Concha. A lo largo de las últimas décadas, Arias. Según propia confesión a la citada revista, “he visto a mi padre en varias ocasiones, una en la Plaza de Toros de Las Ventas, otra en el Hotel Los Monteros de Marbella, en un restaurante de Sevilla, en Zaragoza... Y me hizo varios desplantes”.

Publicidad

En estos momentos, la demanda de paternidad presentada por Arias sigue su curso en un juzgado sevillano, y el demandante está dispuesto a llevar el caso hasta el Tribunal de Estrasburgo, si en España no consigue nada. Hace tiempo que el abogado de Arias, Luis de Manuel, presentó una prueba de ADN conseguida a través de un cigarrillo fumado por Conchita Romero, la hija de Curro y Concha, y que demostraría que José Antonio y Conchita están emparentados al 99, 98 por ciento.

La intención del demandante y su letrado es que Curro Romero se someta a las pruebas de paternidad. De no hacerlo, podríamos vivir un caso parecido al de Julio Iglesias y Javier Santos. Y el asunto eternizarse como en otros asuntos parecidos.

El próximo día 1 de diciembre, Curro Romero celebrará su 86 cumpleaños, y en este 2019 se conmemoran los sesenta y cinco de su primera corrida con caballos en Utrera. La demanda de José Antonio Arias ha sido el regalo más envenenado.

Publicidad