El cumpleaños más triste y austero del Emir de Dubai

Ni una sola sonrisa: el Emir celebra su 70 cumpleaños rodeado de su familia pero no es feliz.

Imagen del vídeo de Fazza difundido en Instagram

Coincidiendo con la revelación de que la Princesa Haya ha iniciado una campaña de descrédito contra su todavía esposo el jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, su hijo Fazza ha difundido un vídeo en el que puede verse al Emir, celebrando su 70 cumpleaños con algunos de sus hijos y nietos. Fazza, heredero del emirato tras la muerte de su hermano mayor, ha querido mostrar públicamente su apoyo a su padre en los difíciles momentos que atraviesa tras la huida de su esposa más joven, Haya de Jordania, a Londres con sus dos hijos menores.

View this post on Instagram

#Family ❤️

A post shared by Fazza (@faz3) on

Fazza, un avezado jinete, poeta y buzo, es el ojito derecho del multimillonario jeque. Se le considera uno de los más atractivos futuros monarcas árabes y es precisamente su belleza, lo que le ha granjeado una enorme legión de seguidoras en las redes sociales, aunque le persiguen rumores de homosexualidad que siempre ha negado.

En las imágenes puede verse al Emir, llegando en coche al palacio de su hijo, dónde tendría lugar la celebración en familia. Muy desmejorado, vistiendo un chandal rojo, el jeque Al Maktoum, desciende del vehículo mientras una decena de niños, que pondrían ser algunos de sus hijos más pequeños y nietos, corren a sus brazos para felicitarlo. El emir saluda muy afectuoso a cada uno de ellos, regalándoles caricias y besos. En la siguiente imagen, en la que aparece junto a su heredero y el más pequeño de sus nietos, el jeque besa la mano del benjamín de la familia, y su mirada refleja una profunda tristeza. A pesar de las tiernas imágenes, ni en su rostro ni en el de su hijo Fazza, que mira fijamente a la cámara, hay ni un sólo atisbo de felicidad. En ningún momento el Emir sonríe, lo que da buena prueba de la tristeza que le aflige. Pero si con este vídeo se pretendía contrarrestar los ataques de la princesa Haya de Jordania, sumida en la batalla legal por el divorcio, lo que trasciende es la imagen de un jeque que vive sus horas más bajas tras el escandaloso abandono de su esposa favorita y que no tiene ganas de celebraciones.

La presumible intención del vídeo es contradecir las revelaciones, que se hicieron a raíz de la huída de Haya de Jordania, sobre la difícil situación familiar en palacio tras revelarse, con motivo de la huída de Haya de Jordania, las torturas a las que era sometida su hija Latifa Bint Mohammed, presa desde hace un año, cuando intentó escapar de Dubai. De este modo, Fazza pone al servicio de su padre su enorme capacidad de influencia en las redes sociales, dónde cuenta con más de ocho millones de seguidores en Instagram, demostrando que la familia Maktoum sigue unida frente a la adversidad y a la maledicencia.