Actualidad

Isabel Preysler revela por qué Vargas Llosa lleva bastón

Ha pasado de ser la reina de corazones a la reina de los bombones. Isabel Preysler vuelve a prestar su imagen a la firma Ferrero Rocher y se convierte en embajadora de la marca en la fiesta que conmemora el treinta aniversario de la llegada de la firma bombonera a España.

La embajada de Italia se vistió de gala para recibir la compañera sentimental de Mario Vargas Llosa, quien, rompiendo su costumbre de siempre, su impuntualidad es algo notorio, llegó puntual a la cita. Conociéndola, casi un milagro.

Y su aparición acompañada del presentador Jesús Vázquez, el otro embajador del evento fue espectacular. Enfundada en un vestido negro con adornos dorados, a modo de homenaje al envoltorio que cubre los productos que promociona. Un diseño de Temperley London, que cuenta, entre otras clientas, con personajes tan famosos como Sassa de Osma o la mismísima Kate Middleton. Alguien nos “sopla” que el modelito de la Preysler se puede conseguir por poco más de mil cien euros.

Isabel estuvo encantadora pero escasa en le revelación de secretos familiares. Aclaró que su pareja, Mario, “tiene que apoyarse en un bastón últimamente por sus dolores de espalda, por un problema en una vértebra dorsal. Se siente más seguro con el bastón que le he comprado yo. Hoy se ha quedado descansando en casa”.

Y alabó los progresos culinarios de su hija Tamara, participante del concurso “MasterChef Celebrity”: “cocina cada día mejor, está muy a gusto en ese programa. Y me río mucho con sus ocurrencias”. Hay quien la ve como la más preparada para ocuparse de la cena de Nochebuena, pero su famosa mamá, que descubre que “todavía no hemos decidido los menús navideños, y veo más a Tamara organizando que cocinando. Y eso que nos ha salido una buena cocinera”.