José Antonio Marina: «El hombre rechaza a la mujer poderosa»

–«Escuela de parejas». ¿Por qué se casa la gente?

–Porque aspira a ser feliz.

–Hoy está de moda lo «single», vivir solo...

–Es el triunfo del egocentrismo.

–No es el suyo un libro sobre el amor, sino sobre la continuación del amor.

–Sí, sobre la convivencia: la amistad con un componente erótico.

–¿El mayor enemigo de la convivencia?

–Dos enemigos: creer que el enamoramiento puede mantenerse siempre y pensar que el amor basta para convivir.

–Habla de la facilidad con que pasamos del «no puedo vivir sin ti» al «no puedo vivir contigo»...

–En el enamoramiento todo el mundo falsea datos, ve sólo lo bueno de la otra persona. Cuando el enamoramiento cesa, aparece la realidad.

–Quizá sea verdad que del amor al odio no hay más que un paso...

–Es así, está comprobado científicamente. En el enamoramiento las expectativas se agigantan, después la decepción puede ser enorme.

–¿Las desavenencias más comunes?

–La mujer se queja de la falta de comunicación; el hombre, de las excesivas órdenes de la mujer. El hombre aguanta peor las discusiones; la mujer espera más del matrimonio, por eso se decepciona más.

–¿Y qué pasa por culpa de la crisis?

–Crecen las discusiones, pero como las separaciones son caras, hay menos.

–La estupidez es nuestra gran amenaza. ¿También en la convivencia?

–También: hace fracasar las relaciones. Estamos siendo muy estúpidos en la convivencia: no mejoramos en la resolución de conflictos.

–Dice que, a fin de cuentas, el amor es una conversación...

–Sí, y la pareja actual necesita conversar mucho más.

–¿Y qué me dice del poder? ¿Es un factor desestabilizador?

–Sin duda. Además, la mujer se siente atraída por el hombre poderoso, mientras que el hombre rechaza a la mujer poderosa.

–O sea, que Merkel no ligaría ni operándose...