La boda de Justin Bieber deja un sabor amargo entre sus fans

Imagen de los novios filtrada por un invitado a la boda
Imagen de los novios filtrada por un invitado a la boda

Un año después de casarse en secreto en los Juzgados de Nueva York, Justin Biever volvió a jurar amor eterno a Hailey Baldwin. La ceremonia religiosa celebrada en Carolina del Sur ha enloquecido a sus fans que reclaman a la pareja que muestren las fotos del enlace.

Si ya enloquecieron cuando se supo que su ídolo se había casado en secreto con Hailey Baldwin, apenas unos meses después de confirmarse su relación, ahora sus fans lloran ante la inexplicable ausencia de fotos oficiales de la ceremonia religiosa de la pareja: “No nos lo merecemos” aseguran las más críticas de las “believers”, consideradas el mejor club de fans del mundo.

Las believers se han mostrado muy activas en las redes sociales consiguiendo que convertir durante todo el día de ayer en Trending Topic mundial el hashtag #BieverWedding mientras la pareja se daba el sí quiero en un lujoso hotel enclavado en una finca de ocho mil hectáreas: el resort Montage Palmetto Bluff en Bluffton, en Carolina del Sur. Unos 150 invitados, entre ellos rostros conocidos como Kylie y Kendall Jenner, Travis Scott, Usher, Ed Sheeran y Jaden Smith, se desplazaron hasta allí para acompañar a la pareja en su día más especial.

La cita tenía lugar a las seis de la tarde hora local y comenzaba con una pequeña fiesta preboda. Minutos antes, el cantante compartía con sus seguidores una foto de su auto regalo de boda, un valioso reloj de oro que relucía en su muñeca tatuada. Poco después y aún con la luz del atardecer los invitados se dirigían a la capilla Somerset, un pequeño templo con enormes ventanales.

Las primeras imágenes de la ceremonia, captadas a centenares de metros por los paparazzi, se obtenían poco después de que los novios se convirtieran en marido y mujer a los ojos de la Iglesia. En ellas podía verse a Hailey Baldwin, vestida de blanco y rodeada de invitados. La sobrina de Alec Baldwin lucía un vestido anudado al cuello, con escote halter, y que dejaba su espalda al aire. Con el cabello recogido en un moño y enmarcado en una pequeña tiara, su rostro ya despojado del velo, era la viva imagen de la felicidad. Por su parte, Justin vestía un impecable esmoquin negro con pajarita.

Tras la ceremonia los invitados se dirigieron a la cena que se sirvió en el Wilson Ballroom sobre las 8 de la tarde. Además de Daniel Caesar, encargado de amenizar la fiesta junto a su banda, trascendió que durante la ceremonia, Dan Kanter, íntimo amigo del novio, tocó la guitarra para los novios. Ocho años antes, según confesó el propio Kanter en su cuenta de Instagram, Biever había actuado en su boda.

Ha sido gracias a algunos de los invitados que los fans del cantante han podido tener acceso a algunas imágenes del evento, ya que la finca se encuentra cerrada a cal y canto al público. Así por ejemplo @alfredoflores compartía en su Instagram una foto con los recién casados que rápidamente se convertía en viral y @davegrutman posaba con la novia en otra imagen que daba la vuelta al mundo. Otros invitados como Sophie´s Kitchen utilizaban sus stories de la popular red social para compartir varias imágenes con la mujer más envidiada por las Believers; Hailey Baldwin. En otras imágenes publicados por los asistentes a la celebración se podían ver detalles del banquete de bodas como las preciosas botellas de Moet Chandon decoradas y grabadas con la fecha del enlace

A pesar de las imágenes filtradas en redes sociales, sorprende la ausencia de una imagen oficial de los novios, muy dados a mostrar su intimidad en sus perfiles sociales. La pareja ha blindado su intimidad y para ello no ha dudado en reservar todas las habitaciones, cuyo precio oscila entre los 300 y los 1.700 dólares por noche. Se calcula que el costo de la boda, según el Daily Mail, asciende a los 250.000 dólares, una cantidad considerable pero irrisoria para un artista al que se le calcula una fortuna de 250 millones de dólares. No es de extrañar, por tanto, que los novios hayan querido cuidar al máximo todos los detalles de esta celebración cuya organización ha corrido a cargo de una de las wedding planner más cotizadas de EEUU, Mindy Weiss, famosa por llevar a cabo, entre otras, las ostentosas bodas de las hermanas Kardashian.