La casa de Alba hace caja: seis millones en la subasta de Christie's

Imagen de la subasta que se celebró ayer en París en la que se ve el sofá y las dos lámparas
Imagen de la subasta que se celebró ayer en París en la que se ve el sofá y las dos lámparas

El característico mazo con el que se sentencia la venta de un lote en la popular casa de subastas Christie's tuvo ayer un sonido español... y muy flamenco. Con el objetivo de recaudar «cash» para sostener su patrimonio y «conservar y facilitar el mantenimiento de los monumentos históricos» de los que disponen, la casa de Alba abrió a la puja algunas piezas y muebles del Palacio de Liria, en concreto seis lotes del francés Armand Ratelau, uno de los maestros del Art Decó, que diseñó un cuarto de baño espectacular. La subasta, con la que la Casa de Alba recaudó 6.129.500 de euros, superó la estimación de cinco millones que había hecho la firma Christie's, aunque la Prensa española cifró las expectativas de los Alba en ocho millones.

Menos el canapé

Aunque todas las piezas proceden del Palacio de Liria, ya se aclaró en su momento que ni pertenecen a la colección de la Duquesa ni, por supuesto, «tienen ninguna relación con la Historia de España». Entre ellas, dos lámparas de pie de pájaros de bronce, vendidas por 1.665.500 euros cada una, que adquirió el mismo comprador; una mesa baja de mármol negro de patas en forma de animales, 1.665.500; un tocador, 661.500; una bañera, 61.500 y un diván, 421.500. Sólo una de las piezas, un canapé estimado entre 200.000 y 300.000 euros, no encontró comprador en la sala. Incluso con esto, la propia casa de subastas calificó de «excepcional» la venta. Para Christie's, el valor del artista y el origen del conjunto termina de convertir la transacción en un éxito, según explicó Philippe Garner, responsable internacional de la casa de subastas.

Todas las piezas se encontraban alojadas en la habitación, el gabinete y el cuarto de baño de la Duquesa consorte María del Rosario de Silva y Gurtubay, pero sufrió la destrucción durante la Guerra Civil del ala derecha del palacio y se guardaron después en otros lugares. Las creaciones de Rateau se encuentran diseminadas entre su primera creación, la piscina de los Blumenthal en Nueva York y la decoración del palacete de la calle Barbet-de-Jouy en París, encargo personal de Jeanne Lanvin. Fué Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, décimo séptimo duque de Alba, quien encargó el conjunto como regalo de bodas.

La singularidad de la subasta no sólo reside en su precio y procedencia sino que se trata de un tesoro cultural de un joven diseñador, que contaba con 37 años por entonces, y cuyas piezas más representativas han salido a la luz tras más de 75 años.