FC Barcelona

A la caza del «crack»

Pobre «animalito», desde el respeto, ya que a sus 21 años Neymar da Silva Santos Júnior, es considerado uno de los futbolistas del panorama internacional que mejor devora las cámaras y los flashes... Con sus 174 centímetros de alto, su cara de «lince brasileño» y un sueldo de 6,6 millones de euros, Neymar ha aterrizado en Barcelona y ya tiene puesto precio a su cabeza. Cazadoras de todo tipo de estratos sociales intentarán arrimarse al nuevo «crack» del fútbol mundial. Va a ser una presa difícil de cobrar, pues estará ser protegida por el Barça con uñas y dientes. El soltero de oro será vigilado con lupa. Se filtrarán sus amistades femeninas y se llevará un control exhaustivo sobre su vida dentro y fuera del campo. En Brasil es un ídolo para la juventud. Su popularidad le ha llevado a protagonizar un «cameo» en una de las telenovelas de éxito en el país carioca. Las imágenes más tórridas se pueden ver en varios portales de internet, aunque, tranquilos, que ni se arrima a la escena de Daniela Cicarelli, ex de Ronaldo, en las playas de Tarifa. Se habla de un traspaso que ronda los 100 millones de euros. Con semejante dineral por delante y con un sueldo de casi siete millones, Neymar va a estar más que vigilado. El club seguro ya le ha buscado una casa fortaleza para vivir. Un hogar donde las miradas indiscretas de la prensa deportiva y del corazón no puedan hacer mella en su carrera. La suerte para Neymar reside en que la agencia de investigadores/espías METODO-3 ha cerrado sus puertas tras verse involucrada en varios escándalos de espionaje a políticos, aristócratas y futbolistas. Con lo que podrá escaparse con Gerard Piqué a jugar unas manos de mus a su casa junto a Shakira y el Bebe «Twittero», si lo que le va es el juego. Si lo que le apetece es salir de noche también se le complica. Barcelona ya no es lo que fue para Ronaldinho y sus noches de «botella de ron», tambores y batucada. Quedan pocos o ningún sitio donde poder escaparse a tomar una copa y no ser descubierto por el club de fútbol, las «busconas», o los paparazzi... Por suerte para el joven e inocente Neymar, Nuria Bermúdez, Sonia Monroy, Yola Berrocal y demás sucedáneos de la afición futbolera se han retirado hace años. ¿Dónde estará el peligro para tan millonaria inversión? Seguro que acaba encontrando una «top» de la agencia ELITE Model Barcelona en pleno ascenso al estrellato con quien cerrar un buen acuerdo comercial: amor y promoción a cambio de discreción mediática. ¿O no, Cristiano?