A Spielberg le gusta el jamón muy fino

Aquí nos ahoga la crisis galopante. Sin embargo, las empresas triunfan mundo adelante. Es el caso de Mango, que el lunes presenta su nueva colección en Barcelona para abrir y animar la semana de la moda. La de París cada vez resulta más decaída, incluso con los fastuosos excesos de las mil y una noches prodigados por Elie Saab y Zuhair Murad, frente a un Lagerfeld que no encuentra renovación para el clasicismo de Chanel o los divertimentos de Gaultier. Como Nati Abascal ya no sabe qué descubrir del Gran Hotel, exhaustivo escenario de sus reportajes parisienses, ha colgado a Nieves Álvarez sobre la gran cúpula del céntrico establecimiento, que inauguró Eugenia de Montijo siendo emperatriz. Un ejercicio de equilibrio en el que la modelo se la juega. Es lo nunca visto para lograr una sensación etérea y aérea de las gasas tan bien trabajadas por el creador árabe.

Saltamos fronteras y si Zara ya ocupa los mejores locales del mundo, Porcelanosa no se queda atrás. Vi a Manuel Colonques almorzando en El Landó con su hija María con Andrés, su futuro yerno, un farmacéutico con el que se une en septiembre. Está más delgado y optimista ante la apertura de la tienda en Times Square: «Me quedo una buena esquina, estoy encantado», aseguró mientras le preguntaban qué había comido Spielberg en su reciente visita a la capital: jamón muy fino, ensaladas y merluza en salsa.

No queda ahí nuestra proyección internacional. Mientras la cartelera madrileña se resiente de espectadores, a pesar de la inyección que suponen los sofocos menopáusicos de Lolita en el Nuevo Apolo, la temporada sigue con los monólogos de Juan Diego, Verónica Forqué o la conjunción espléndida de Luis Merlo con Emma Suárez. Hay mucho atractivo, aunque un IVA excesivo. De ahí que Luis Álvarez, emprendedor donde los haya, proyecte internacionalizar el «The Hole» estrenado por Paco León en el histórico Calderón. Luis prepara el desembarco de sus cabareteros huestes en Las Vegas, de allí llegó hace horas rematando la exportación de talante, que asombra Madrid desde su première encabezada por León y luego reanimada por la Terremoto de Alcorcón: «En Semana Santa espero que debute Bibiana Fernández, nada nueva en estas lides», afirma. Está fresco todavía su mano a mano escénico con Loles León, que abarrotó teatros. El contrato con Las Vegas supone el debut de una empresa española en aquel centro del «show», que ya nos queda más cerca en su intención de instalar una aparatosa y polémica sucursal en las afueras de Madrid.