Doña Elena, feliz por partida doble

La Infanta Elena besa ayer a la Virgen de los Desamparados
La Infanta Elena besa ayer a la Virgen de los Desamparados

Esta semana todos nos hemos hecho eco de la felicidad de la Infanta Elena. La mayoría ha dado por hecho lo obvio y ha achacado el motivo de su alegría a la «desimputación» de Cristina. En las espontáneas declaraciones hechas por Doña Elena en la Caja Mágica, no niego que tenga que ver esa grata noticia sobre su hermana, pero la cosa, según mis fuentes, va más allá y viene de largo. Como recordarán, hace meses se habló de una presunta relación de amistad que rayaba en lo sentimental entre ésta y el doctor Villamor, el cirujano de cabecera del Rey. En estas fechas se cumpliría un año si siguieran juntos... Aquella noticia corrió como la pólvora. Negaron los viajes a Suiza, sus encuentros en el campo y las cenas entre amigos. La historia acabó difuminándose con el paso de los meses. Pero el martes, durante su asistencia al Madrid Open de Tenis de Madrid, no pudo ocultar sus sentimientos: «Estoy muy feliz», dijo. Sólo tres palabras, pero cargadas de mucho sentido según la información que cada uno maneje. El puente de mayo le dio mucho de sí. Desde celebrar el día de la madre, hasta almorzar con un grupo de amigos en tierras segovianas, donde propios y extraños pudieron confirmar que «ella no baila sola». Pero se preguntarán: ¿y cómo es él?, ¿en qué lugar se enamoro de ti?, ¿de dónde es?, ¿a que dedica el tiempo libre?... Dichosa primavera que en la estepa castellana se ha conseguido que Cupido vuelva a hacer un blanco perfecto en su diana. Perdóneme, Doña Elena, sabe que la aprecio desde que juntos cabalgamos junto a las pirámides de Egipto. El Cristo de la Buena Muerte nos reencontró en el JMJ2012, pero en esta ocasión no he sabido ni he podido quedarme callado. Enhorabuena y muchas felicidades.

Así se perpetró

Titular: la Infanta Elena, ¿de nuevo enamorada?

Cuándo: en el puente de mayo.

Dónde: en las tierras segovianas, donde almorzó.