Ortega Cano, 1.200 euros, para la fianza de su hijo

El depósito es una garantía. El motivo: el ataque a un joven a la salida de un club de alterne el pasado día 2

El agredido, J. J. V. A., ayer a la salida del Juzgado de Instrucción número 5 de Sevilla
El agredido, J. J. V. A., ayer a la salida del Juzgado de Instrucción número 5 de Sevilla

«Era como una película americana». En estos términos describió el suceso J. J. V. A., el joven agredido el pasado 2 de noviembre por un grupo de personas entre las que se encontraban el hijo del torero José Ortega Cano. La víctima, según explicó su letrado, ratificó ayer su acusación, detallando que «le sujetaron dos personas por delante impidiendo que se escapara y otros dos le golpeaban de frente». Los que propinaban los golpes fueron José Fernando Ortega Mohedano –que admitió los hechos en su declaración– y otra persona que describió como «más corpulenta» y que reconoció como Francisco Santos Colomera.

Le vaciaron los bolsillos

El denunciante detalló que el hijo de Ortega Cano, cuando el agredido estaba tirado en el suelo, «le metió las manos en los bolsillos» y le golpeó en las costillas cuando la víctima trataba de evitar el robo, indicó el abogado Manuel Manzaneque. La víctima acabó con los «bolsillos vueltos» de sus «vaqueros estrechos» y sin «dos móviles, la cartera y las llaves».

El agredido –que salió de los juzgados con el rostro tapado por una braga de cuello– se mostró «muy nervioso y dubitativo», según fuentes de la defensa, «muy afectado» durante la declaración ante la juez de Instrucción número 5 de Sevilla, según su abogado, que especificó que la magistrada estuvo a punto de parar la testifical en varias ocasiones. Según la versión de la víctima, a la salida del club de alterne «El Rey 2000», en el que se encontraba sobre las 5:00 horas, tropezó con el agresor corpulento, al que le tiró el vaso. Éste le exigió que le pagara la copa y comenzó un forcejeo. La víctima aseguró que entonces salió huyendo, a lo que el hijo de Ortega Cano respondió: «¡Vamos a cogerle! ¡Vamos a por él!». En su huida, se parapetó contra una puerta del exterior y sus cuatro perseguidores «la golpearon y casi la tiran» encima de él.

La víctima salió huyendo hacia un descampado cercano al club situado junto a un centro comercial de Castilleja de la Cuesta (Sevilla). Cuando creyó «que los había perdido», sintió una pedrada en su «mano izquierda», lanzada por uno de sus perseguidores. Los otros tres «aparecieron en un Nissan» y «le rodearon por detrás». Uno de los que bajaron del vehículo era el hijo de José Ortega Cano, indicó la víctima. El letrado comparó el suceso con «una cacería humana». «Atacaron como una manada de lobos», explicó. Su defendido, para que entendiera lo ocurrido, puso «el ejemplo de los documentales de La2 de los leones dando caza a una cebra». Tras la agresión, los denunciados presuntamente se llevaron el vehículo de la víctima, que apareció calcinado en Almadén de la Plata y que sólo se pudo reconocer por una pala de pádel que no se quemó en su totalidad.

Según informaron fuentes del caso, José Ortega Cano ha depositado en el juzgado 1.200 euros como garantía para la fianza civil que se imponga. El resto de los acusados, según las mismas fuentes, 200 euros. Hay seis imputados, tres de ellos en prisión provisional, comunicada y sin fianza. La instructora ha dado traslado a la Fiscalía de la petición de libertad de los detenidos para que se pronuncie. Posteriormente, hará lo mismo con las defensas, antes de tomar una determinación. El próximo 29 de noviembre tendrá lugar una rueda de reconocimiento, bien por videoconferencia o en persona.