Tráemelo de... Madrid: Víctor o Victoria

¿Qué me pongo para acudir a un desfile de moda masculina? Ésta es la pregunta que me hice la tarde del pasado lunes, día en que comenzó la pasarela MFSHOW Men de Madrid, en la que han desfilado las firmas más representativas de la moda española para hombre. Mi decisión fue optar, cómo no, por un «look» de aire masculino con un toque ultrafemenino, a base de chaqueta negra corta, de Mango; pantalón blanco tipo Capri, de Zara, y una prenda de Bershka que, por cierto, marcará tendencia cuando llegue el buen tiempo: el crop top o, lo que es lo mismo, un top que deja al descubierto el abdomen. Para rematar el estilismo, zapatos de tacón alto en tono lima y cartera XL de pitón y cierre de sobre metálico, ambos de Jimmy Choo. El primer desfile me fascinó. La firma Emidio Tucci, de El Corte Inglés, más renovada que nunca, propone un hombre a prueba de temporadas. Trajes revisados de la sastrería clásica bien construidos en tejidos de aire «british» y prendas de lana cálidas al estilo del tejido artesanal fueron los protagonistas de la colección. La rebeldía como fuente de inspiración fue el «leiv motiv» de la propuesta de la diseñadora Alejandra Brizio para Soloio. Chicos a lo Oliver Twist y también inspirados por la cultura «mod» invadieron el Centro Cultural Conde Duque de Madrid, donde también se han celebrado desfiles como los de El Ganso, X-Adnan o Mirto, entre otros. Y como broche de oro, Belgrave, una firma que ya es favorita entre los más fashionistas. ¿Su máxima? Ofrecer al comprador la posibilidad de llevar ropa sofisticada y fresca de la mañana a la noche.