La Reina apuesta por el rojo en su regreso a Palma

Doña Letizia ha viajado hasta la capital balear para clausurar una conferencia internacional sobre educación

La Reina Letizia durante la clausura de la III Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras
La Reina Letizia durante la clausura de la III Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras

Doña Letizia ha viajado hasta la capital balear para clausurar una conferencia internacional sobre educación

Después de asistir ayer en compañía del Rey a la entrega de unas becas en el centro de Madrid, Doña Letizia ha volado hoy a Palma de Mallorca, tras su última visita para la Misa de Pascua, para presidir la clausura de la III Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras. Un instrumento político para proteger a alumnos, profesores e instituciones educativas en tiempos de conflicto armado. El acto tuvo lugar en el Palacio de Congresos de la capital Balear.

Para la ocasión, la Reina ha estrenado un diseño de la firma italiana Salvatore Ferragamo tras haber apostado por la moda española en sus últimos looks. Se trata de un vestido rojo de estilo camisero, tejido sedoso, fruncido a la cintura y con vuelo, que está disponible en la web de la firma por 1.650€. A pesar de que es de sus colores favoritos, llevaba dos meses sin decantarse por él, concretamente desde el 26 de marzo durante una cena de gala celebrada en Argentina en la que brilló gracia a un diseño personalizado de Roberto Torreta con el que compitió con la estilosa primera dama, Juliana Awada.

Lo combinó con un combo de Magrit que ya llevó con su vestido-capa que se hizo viral, formado por cartera y salones de estampado animal print y tachuelas, que son actualmente pura tendencia. Un toque salvaje y rockero con el que rompe el estilo clásico del vestido. En cuanto al pelo, la Reina lo dejó suelto con la raya a un lado, lo que dejaba a la vista sus pendientes en forma de mariposa de oro blanco y diamantes de la firma Elena C y que posee desde 2013. En uno de sus dedos lució el anillo circular dorado de Karen Hallam.