Mango, glamour en blanco y negro

La firma catalana inaugura con su nueva colección la undécima edición de Barcelona Fashion Week

El edificio DHUB es uno de esos sinsentidos que muestran a la perfección las locuras de la crisis. A este edificio millonario de Barcelona se lo conoce en la ciudad como «la grapadora», y hasta ayer la enorme grapadora –porque ésa es su forma exterior– no tenía más sentido que ser un simple pegote más en un lugar –la plaza Glòries– que urbanísticamente no tiene otra solución que la demolición. Sin embargo, «los chicos» de la moda han sido capaces de lavar la cara y dotar de contenido, por primera vez, a este espacio que hasta el jueves será el epicentro de la Pasarela 080, la cita más importante de moda de la Ciudad Condal.

La frialdad del futuro museo del diseño barcelonés cedió anoche el protagonismo a la firma Mango, que deslumbró a los asistentes con sus nuevas creaciones. Las propuestas de la firma catalana más internacional para la próxima primavera-verano apuestan por una comedida osadía, una manera de plantar cara a un mundo donde dominan el blanco y el negro. Blancos son la silueta y los juegos de transparencias para una moda femenina en la que cada año se reescriben los límites, ya que nunca es suficiente para explorar una moda urbana, cómoda y con mucha personalidad. Los «total looks» en blanco y negro no son ni mucho menos aburridos. La colección otorga mucho protagonismo a los volúmenes y las formas, algunas de estilo oriental, y no faltan los bordados que tanto juego están dando en cualquier armario.

En el caso de los hombres –de los 44 «looks» que desfilaron nueve eran para ellos–, los blancos se convierten en tonos índigos para crear ese estilo «casual» que tanto gusta. mente, el 82 por ciento de la facturación correspone al mercado internacional –incluso tiene puntos de venta en Sri Lanka, Bermudas o Camboya–, por lo que la marca seguirá apostando por seguir incrementando su fuerza en China y Rusia. Con cifras así, que no pare la fiesta.

Y precisamente con una gran celebración, con música en directo incluída, culminó esta primera velada de la 080. Nadie quiso perdérsela, ni si quiera el presidente de la Generalitat, Artur Mas, que estuvo sentado en un «front row» en el que la independencia no tenía lugar. Eso sí, la Generalitat se ha volcado de lleno con esta industria para que dé réditos económicos. Por eso, el certamen combina firmas de relevancia internacional –como Mango o Custo– con diseñadores y compañías que tienen industria detrás en la mayoría de los casos.

Hilton revoluciona Barcelona

Uno de los reclamos para las cámaras fue River Viiperi, el joven novio de Paris Hilton, que, nacido en Ibiza en 1991. Ella está totalmente volcada en el trabajo de este chico que, en apenas unos meses, ha pasado a compartir pasarelas con algunos de los nombres más asentados, como Jon Kortajarena. Es lo que tiene este mundillo, al que Paris Hilton contribuye encantada colgando fotos en las redes sociales de su estancia estos días en Barcelona (en la imagen).