Actualidad

Rocío Flores rompe su silencio y confiesa porqué no ve a su madre desde hace siete años

La hija de Antonio David y Rocío Carrasco asegura que trató de arreglar la situación con su madre y ella no quiso. Además aclaró que hay cosas que nunca le perdonaría: “Hay cosas que no perdonaría nunca a mi madre, cosas que me duelen por mi hermano”

Rocío Flores habla por primera vez de los motivos por los que lleva siete años sin dirigirse la palabra con su madre.

Publicidad

Rocío Flores, rompió su silencio con respecto a lo que ocurrió hace siete años, cuando decidió abandonar la casa de su madre en Madrid e irse definitivamente a vivir con su padre. Lo hizo en “Límite 48 horas’ de GH VIP 7” tras ver unas imágenes en las que su padre, Antonio David Flores, hablaba de algunas de los desprecios de Rocío Carrasco a su hijo pequeño.

“No se felicitan la Navidad. Ellos están esperando que su madre les diga si necesitan algo, pero no. David me contó que con 14 o 15 años le tocó el fin de año en casa de Terelu, luego se fueron todos de copas y él se quedó con la chica del servicio y eso me duele”, contó Antonio David Flores a sus compañeros de reality.

Publicidad

“Me guste o no me guste, es una relación pública”, respondió Rocío flores en plató cuando Jorge Javier Vázquez le preguntó qué sentía cuando escuchaba a su padre hacer esas declaraciones sobre su madre. Era la primera vez que la nieta de Rocío Jurado reconocía que el distanciamiento con su madre es una cuestión pública sin escudarse en su derecho a no hablar de su vida privada.

Publicidad

“No es que me guste o no me guste lo que cuenta mi padre. Es la verdad”, empezó Rocío Flores. Relajada por primera vez ante la audiencia, confesó que hablar de su madre le hacía sufrir y que durante los primeros años que pasó sin tener el más mínimo contacto con ella había necesitado ayuda psicológica: “Tuve ayuda en su momento y luego no quise retomarlo, pero no descarto volver. Fue un momento que cambié de ciudad y quise refugiarme en el “me he ido y no va a pasar nada”.

Sin entrar en detalles en lo que ocurrió el día que, tras un fuerte enfrentamiento con su madre en el que tuvo que intervenir la Justicia tras una denuncia ante la Guardia Civil, Jorge Javier le preguntó “¿Quién es la responsable?”. Y Rocío, esta vez no echó balones fuera ante la sorpresa de la audiencia: “No lo sé. Tengo la conciencia muy tranquila y no lo sé si ella”.

Aunque llevan más de siete años sin hablar, Rocío confirmó que tras la fuerte disputa, trató de ponerse en contacto con su madre para arreglar la situación: “Sí me cogió el teléfono y no voy a decir lo que dijo. Fue un “hasta luego Maricarmen”. No voy a revelar el contenido de esa llamada. Me he puesto en contacto más de una vez”, aclaró. “¿Quién tiene que dar el paso?”, continuó el presentador. “Yo ya di el paso que tuve que dar y no obtuve respuesta. Esta situación me hace sufrir. Si yo no supiera el padre que tengo yo no estaría aquí defendiéndole”, incidió Rocío.

Publicidad

Jorge Javier Vázquez se animó entonces a hacerle una ronda de preguntas que hasta ese momento, la hija de Rocío Carrasco y Antonio David, nunca había respondido en público. La primera, sobre si le hubiera gustado recibir la invitación a la boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac. “No hubiera estado mal la invitación aunque hubiera sido por cortesía” dijo. ¿Y hubiera ido a la boda? “La verdad es que he hecho una pregunta que me he hecho muchas veces y que no te sé contestar”.

Aquella pregunta venía a colación a lo que había contado Antonio David en la casa a sus compañeros: que Rocío Carrasco sólo invitó a su hijo David a su boda con Fidel Albiac y que lo hizo en un mail enviado por sus abogados.

La relación con Fidel Albiac de los nietos de la Jurado es una de las claves que explicaría la razón del conflicto y el de Badalona quiso indagar en esta relación. “¿Tenías buena relación con Fidel?”, preguntó Jorge. “Creo que mi cara te lo dice todo”, respondió Rocío. Por sus declaraciones y su gesto quedaba claro que si Rocío Carrasco hubiera estado con otra persona “probablemente tendría buena relación”. Por último, dejó claro que hay cosas que nunca perdonaría a su madre: “Habría cosas que no le perdonaría pero no te lo voy a decir. No me duele por mí, me duele por mi hermano”, zanjó.