Versiones contradictorias de los testigos en el juicio de Ortega Cano

Las versiones de los testigos en el juicio contra Ortega Cano son contradictorias y mientras unos aseguran que le vieron tambaleándose otros dicen que no bebió alcohol la noche del accidente.

TDos testigos que coincidieron con el extorero José Ortega Cano momentos antes del accidente donde falleció Carlos Parra han asegurado que, mientras estuvo con ellos, el acusado no bebió alcohol sino coca-cola y que se encontraba en "perfectas condiciones"para conducir su Mercedes R-320.

Estos dos testigos han sido propuestos por la defensa del exganadero y sus versiones han sido contrarias a las dadas por tres testigos, propuestos por la acusación particular que ejerce la familia del fallecido, y que han señalado que vieron a Ortega Cano beber alcohol --en concreto una copa de "Ballantine's con Coca-Cola"-- y "tambaleándose"antes del siniestro.

Frente a esta versión, el gerente del hotel La Alquería de Burguillos donde el extorero paró antes del accidente, José A.M., ha relatado que sobre las 22,00 horas del 28 de mayo de 2011 llegó Ortega Cano al establecimiento ya que habían quedado para hablar de un negocio.

"Hablamos en la barra, no sentados, pero hablamos poco porque tenía mucha prisa"el imputado, ha dicho, asegurando que "no noté para nada que estuviera bajo los síntomas del alcohol"y que únicamente pidió una coca-cola "en vaso de tubo y con hielo", aunque "la dejó casi entera". "Normalmente, tomaba coca-colas", aunque ha admitido que en una ocasión, un mes antes del accidente, lo vio tomarse un vino "oloroso".

Además, ha agregado que lo vio en "perfectas"condiciones para conducir, ya que en caso contrario "hubiera intentado que no cogiera el coche o bien lo hubiera llevado"a su finca.

Este testigo ha negado, tal y como han asegurado dos de los testigos propuestos por la defensa, que al día siguiente del accidente dijera que "había visto al maestro como no lo había visto nunca"o que afirmara "que llevaba una cogorza como un mulo", así como que su mujer le ofreciera quedarse allí a dormir.

Tras ello, y a petición de la defensa del acusado, se ha practicado un careo entre el dueño del hotel y la testigo María del Pilar R.R., quien ha ratificado que el primero le dijo a su marido todas las manifestaciones anteriores sobre el estado del acusado, a lo que el gerente de La Alquería ha contestado diciendo que "ha mentido"y que "eso no es verdad".

"Me ratifico, esa mañana no hablé con ella ni le hice esas manifestaciones; no he visto nunca a Ortega Cano borracho", ha aseverado.

El testigo Juan José L.J., camarero que en la noche del 28 de mayo de 2011 estaba en un bar de Burguillos (sevilla), ha dicho a la juez que hacia las 22.05 horas vio a Ortega Cano saliendo del local y no respondió a su saludo, pese a que lo conocía.

El acusado iba tambaleándose, sin ser capaz de mantenerse en pie y luego le vio "trasteando con la puerta del coche porque no era capaz de abrirla", hecho que sucedió minutos antes de la colisión frontal que costó la vida al conductor del otro vehículo.

El testigo ha dicho que nunca ha servido solo coca cola a Ortega Cano, en contra de su propia declaración, sino siempre acompañada por güisqui.

Por la mañana "el maestro", como lo ha denominado siempre, pedía vino y manzanilla, y por la tarde copas, ha afirmado el camarero.

Ha precisado que al día siguiente oyó al gerente del bar contar que aquella noche notó a Ortega Cano "como nunca lo había visto"hasta el punto de que su esposa le ofreció una cama para acostarse.