«Gru 2. Mi villano favorito»: Humor y corazón amarillos

Directores: Pierre Coffin y Chris Renaud. Voces originales: Steve Carrell, Kristen Wiig y Benjamin Bratt . Guión: Ken Daurio y Cinco Paul . Duración: 98 min. EE UU, 2013. Animación.

«Gru 2. Mi villano favorito»
«Gru 2. Mi villano favorito»

La pena de Gru es que en el fondo sabe que por mucho que resulte un personaje gracioso y simpático no tiene nada que hacer frente a los encantadores minions, que se lo comen en todos los planos. Ya sea mientras interpretan hilarantes números musicales, trabajando muy concentrados en la obra o vestidos de criada a la antigua usanza para realizar las faenas de casa. Y no lo ignoran tampoco Renaud y Coffin, los mismos directores de la primera película, un par de franceses más listos que el hambre, de ahí que decidieran para esta nueva entrega multiplicar por dos (o por cinco, porque salen en cualquier escena) las apariciones de estos adorables personajes amarillos (alguien me debería explicar alguna vez las razones del éxito que tienen siempre los dibujos animados pintados con este color) que cuando se vuelven morados tiene más peligro que los gremlins. Claro que, independientemente de estos bichitos, la cinta posee un excelente ritmo, mucha y buena acción, un malo, «El macho», realmente de película, una historia de amor que sabemos dará hasta sus buenos frutos en nuevas producciones de la saga, y, aunque ahí pincha un poco, el mismo mensaje de siempre. Pero da igual: grandes y pequeñitos van a pasarlo con las trapisondadas de nuestro villano favorito, un padrazo, un señor de principios inquebrantables y, sospechamos, un marido de primera. A veces sería estupendo vivir en una película, aunque sólo fuera un rato.