FC Barcelona

El clásico ya se juega

Si el Barcelona gana en Copenhague estará en octavos de final y Guardiola podría rotar en Grecia antes de la visita del Real Madrid

Alves observa a Messi durante el entrenamiento de ayer
Alves observa a Messi durante el entrenamiento de ayer

Queda menos de un mes para que se juegue el gran clásico del fútbol español y se sigue sin conocer la fecha exacta. El debate está abierto. Sábado, domingo o incluso el lunes 29 de noviembre. El Barça prefiere jugarlo cuanto más tarde mejor, todo lo contrario que el Real Madrid. La razón es que ambos juegan esa misma semana partido de «Champions». Pero los blancos lo hacen el martes en Ámsterdam mientras que los azulgrana, el miércoles en Atenas.

Guardiola quiere que sus jugadores descansen lo máximo posible antes de afrontar un partido que tiene toda la pinta de poder ser definitivo en la lucha por el título. El Barça tiene en sus manos la oportunidad de restar trascendencia a la decisión que adopten las televisiones, que son las que acabarán decidiendo la fecha del clásico. Si los azulgrana vencen esta noche en Copenhague, estarán matemáticamente clasificados para octavos de final de la Liga de Campeones. «Un paso definitivo», como lo calificaba ayer su técnico.

Con la clasificación conseguida y el primer puesto casi asegurado, el partido ante el Panathinaikos del próximo 24 de noviembre no tendría tanta trascendencia y Pep Guardiola podría dar descanso a algunos de sus titulares pensando en la decisiva visita del Real Madrid al Camp Nou pocos días después.

Para que se pueda dar esta situación, el Barça debe superar «un partido terriblemente duro», en palabras del de Santpedor. «Por lo que respiro en el ambiente, no va a ser nada fácil», añadió. No le falta razón. Los azulgrana jugarán por primera vez un partido en el «Parken» de Copenhague, todo un fortín europeo. Los daneses han visto ganar a su equipo en nueve de los últimos diez partidos de «Champions» disputados en su estadio. Y por la ciudad de «La Sirenita» han pasado equipos como el mismísimo Manchester United, con Cristiano Ronaldo a la cabeza, que se llevó un 1-0 que empezó la racha de los escandinavos.

Aunque no será tarea fácil, el nivel exhibido el sábado ante el Sevilla ha devuelto toda la autoestima a los azulgrana y les permite afrontar con toda la confianza del mundo un partido ante un rival como el Copenhague. Guardiola medita repetir once, aunque Keita tiene muchos números para volver a él.

Pinto, un «huevo podrido»
Pinto cumplirá esta noche su primer partido de sanción por el silbido antideportivo que hizo en el último encuentro de «Champions», precisamente ante el Copenhague. La acción del azulgrana ha creado bastante malestar en la capital danesa y se le ha dado muchas vueltas, calentando más de lo normal el partido. El propio Solbakken, técnico local, acusó al Barça de tener «un huevo podrido» en su cesta, en referencia a Pinto. Unas palabras que Guardiola no quiso entrar a valorar, pero que sabe que afectarán al ambiente que se viva en el «Parken».