Residencias y Bienestar Social llegan al acuerdo que renovará el convenio

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Valencia- La junta directiva de la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunitat Valenciana (Aerte) se reunió ayer para plantear alternativas si el contrato de las plazas de accesibilidad social no se renovaran.
Los ánimos estaban alterados. Durante el encuentro, los representantes de las diversas residencias afectadas vociferaban y sus gritos resonaban en el pasillo. Estaban indignados. Y no es para menos, pues el problema deja a las empresas residenciales sin dos millones de euros mensuales, que se derivan de la Accesibilidad Social a través de la Ley de Dependencia, y a 1.850 personas dependientes en la calle.
Sin embargo, el presidente de la patronal, Alberto Giménez, tenía buenas noticias. Avanzó que la consellera de Bienestar Social, Angélica Such, había contactado personalmente con él para comunicarle que el Consell renovará el contrato el próximo 1 de septiembre. «Sólo con una carta de la consellera en la que diga que se prorroga el contrato por la cláusula 4 será suficiente», señaló Giménez. Dicha cláusula, da la prorroga máxima que admite el contrato, tres meses más de subvención.
El problema era tanto burocrático como de presupuesto. «Bienestar no puede tener el contrato si no se dota de presupuesto y eso lo lleva Economía» -el conseller Gerardo Camps- «que todavía no ha derivado presupuesto para ello», explicó el presidente. Añadió que pide «tranquilidad» a los familiares afectados y «confianza» en que el día 1, Such cumpla con la parte de su trato y no haya «ninguna alteración nueva en un sector que sólo da beneficios».