La CEOE propone dejar en papel mojado los convenios colectivos

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la patronal de la pequeña y mediana empresa, Cepyme, han manifestado a los sindicatos su voluntad de alcanzar un acuerdo sobre negociación colectiva, aunque desde la posibilidad de que las empresas puedan desvincularse del convenio colectivo en función de su situación económica.

El secretario general de la CEOE, José María Lacasa (d), y el secretario general de CEPYME, José Manuel Vilar, en una foto de archivo
El secretario general de la CEOE, José María Lacasa (d), y el secretario general de CEPYME, José Manuel Vilar, en una foto de archivo

En un documento remitido por los secretarios generales de ambas organizaciones, José María Lacasa (CEOE) y José Manuel Villar (Cepyme) a los secretarios de Acción Sindical de CC OO y UGT, Ramón Górriz y Toni Ferrer, respectivamente, los empresarios se quejan de las rigideces del actual sistema y piden una adaptación de la negociación colectiva a las necesidades actuales de las empresas y al difícil entorno económico.


Más flexibilidad
El documento, de diez páginas y al que ha tenido acceso Europa Press, insiste en que tras la aprobación de la reforma laboral se hace necesaria una mayor flexibilización de la negociación colectiva en la línea de permitir la desvinculación de los contenidos de los convenios colectivos y limitar ésta a los salarios. En la actualidad, la legislación permite a las empresas sujetas a un convenio sectorial que puedan dejar de aplicar las correspondientes revisiones salariales cuando su situación y perspectivas económicas pudieran verse afectadas por su aplicación. Este «descuelgue» salarial puede aplicarse también en el caso de que pudiera afectar al mantenimiento del empleo.

Ayer mismo, nada más recibir el documento empresarial, los sindicatos mayoritarios emplazaron a las organizaciones empresariales a establecer un calendario de reuniones para iniciar formalmente la reforma de la negociación colectiva. Tanto CC OO como UGT se reafirman en el carácter bipartito de la negociación y en su papel como instrumento de fijación de condiciones laborales y de determinación de políticas de empleo. En mayo, CC OO y UGT remitieron a las patronales sus propuestas. En julio, septiembre y octubre, habían enviado comunicaciones reiterando su disposición a abordar la reforma de la negociación colectiva, sin que hasta el momento se hubiera producido ningún avance. Las dos centrales llegaron a interpretar la dilación en el tiempo de la respuesta empresarial como un intento de que el Gobierno se viera obligado a legislar de forma unilateral.

El Acuerdo para el Empleo y la Negocación Colectiva 2010-2012 suscrito el pasado 9 de febrero entre empresarios y sindicatos fijó un plazo de seis meses para iniciar las conversaciones.


No a la ultraactividad
El otro gran tema de discusión va a ser el de la «ultraactividad», mecanismo por el que se permite dar continuidad a un convenio de manera automática si ha finalizado su vigencia y no se ha negociado otro. Sobre este aspecto, los empresarios de la CEOE y la Cepyme creen que no se contribuye a incentivar la negociación. Por eso proponen que la reforma se ocupe de las condiciones de vigencia de los convenios y la prolongación de sus efectos a tenor de la duración pactada o como consecuencia de su caducidad.



Los puntos esenciales
Un documento de diez páginas
- Las propuestas de CEOE y Cepyme están contenidas en un documento de diez páginas que los sindicatos habían reclamado a los empresarios en numerosas ocasiones, tras firmar en febrero el Acuerdo para el Empleo 2010-2012.
Falta de flexibilidad del actual sistema
- La principal queja de las organizaciones empresariales se centra en la falta de adecuación del actual sistema a las dificultades por las que atraviesa el entorno económico, después de tres años de crisis.
Todo, en función de la situación
- Las patronales creen que en las circunstancias actuales se hace necesario que las empresas puedan «descolgarse» de las condiciones de los convenios colectivos en función de su situación financiera.
Contra la revisión automática
- La posibilidad de que un convenio quede renovado de manera automática si ha finalizado su vigencia y no se ha negociado otro entre las partes va a ser, sin ningún género de dudas, el punto más conflictivo de las conversaciones.
No a la cascada de convenios
- El documento de la CEOE y Cepyme enviado a CC OO y UGT considera difícilmente defendible una negociación colectiva en cascada y apuestan por debatir cómo impedir esa deformación de la negociación.