Badalona obliga a avanzar dos horas el cierre de los bares más conflictivos

Los locales de los barrios de Artigues y Sant Roc provocan quejas vecinales

BARCELONA- El Ayuntamiento de Badalona ha aprobado un decreto que determina que los bares más conflictivos de la ciudad cierren por la noche a las 00.30 horas, en lugar de a las 2.30, que era lo habitual hasta ahora. El alcalde del municipio, Xavier García Albiol, firmó la nueva normativa el 27 de julio.

La medida municipal se basa en las informaciones de la Guardia Urbana, que especifican que determinados bares son un foco continuo de conflictos, básicamente peleas, ruido, molestias a los vecinos y consumo y tráfico de sustancias estupefacientes. Por lo tanto, según fuentes municipales, el objetivo de este decreto es «mejorar la convivencia y la seguridad ciudadana».

Las calles afectadas
Esta normativa se llevará a cabo en los bares situados en doce calles de los barrios de Artigues y Sant Roc. Estas zonas son las más conflictivas de Badalona, con un elevado índice de delincuencia, y las quejas vecinales en los últimos años han sido múltiples. Los locales que verán reducido su horario de apertura son los que están situados en las calles Xile, Simancas, Rafael de Casanovas, Onze de Setembre, Mariscal Cabanes, Balmes, Santiago, Covadonga, Còrdova, Jerez de la Frontera y Marquès de Montroig.

Según los datos de la Guardia Urbana, son los bares situados en las citadas calles de estos dos barrios problemáticos los que acumulan la mayor parte de los incumplimientos de las normas que regulan la convivencia vecinal. La mayoría de las intervenciones que han realizado los agentes han sido a partir de las 22.00 horas, según fuentes del Ayuntamiento.

Es después de ese punto horario cuando los vecinos de estas calles piden los servicios de la Guardia Urbana, por culpa de las molestias que sufren por los citados motivos. Los residentes se quejan de gritos, excesivo volumen de la música y la presencia de personas en evidente estado ebrio en la calle, entre muchas otras problemáticas.

García Albiol consideró que «la medida servirá para mejorar notablemente la convivencia y la seguridad en estas zonas, ya que estos locales son a menudo un foco de molestias y comportamientos incívicos que requieren la intervención policial».

A juicio del alcalde, «que los bares cierren antes evitará algunos de los conflictos que ahora se producen entre los vecinos que quieren vivir en paz y los que se dedican a alterar el orden». El Ayuntamiento añadió que esta medida se puede trasladar a otros locales de la población que también sean foco de polémicas vecinales.

Desde el principio de su mandato al frente del Consistorio de Badalona, García Albiol se ha caracterizado por su mano dura contra la delincuencia y los focos de conflictividad de la localidad. Entre ellos, destacan los barrios de Artigues y Sant Roc. Entre ambas zonas acumulan más de 70 nacionalidades, lo que ha derivado en inevitables tensiones vecinales. Concretamente, las calles de Sant Roc estaban tradicionalmente dominadas por comunidades gitanas, pero la cada vez más numerosa presencia de paquistaníes y magrebíes parece que ha reavivado la conflictividad en el barrio.