Fabra sorprende a la oposición en su «bautismo» parlamentario

VALENCIA- Se preveía que fuera un debate tranquilo, en el que todo estaba planificado y controlado. Fabra explicaba los dos decretos aprobados recientemente por el Consell -el de medidas urgentes para la reducción del déficit y el de apoyo a los emprendedores-, en una única comparecencia, y la oposición mostraba su rechazo a los mismos. No había lugar a ninguna sorpresa.

Pero al final, lo único que se cumplió fue la votación en contra de la oposición a ambas normas, aunque se aprobaron con la mayoría del PP. Por lo demás, el pleno extraordinario de ayer en Les Corts, en el que el presidente de la Generalitat comparecía a petición propia, resultó muy interesante.

En el que era su primer debate parlamentario, a excepción del de investidura y de las preguntas de control al Consell, Fabra rompió el esquema previamente establecido y, después de que el síndico del PSPV, Jorge Alarte, le instara en reiteradas ocasiones a que no se «parapetara» detrás de su grupo y subiera a la tribuna, se vino arriba y le hizo caso.

Tal vez, de haberlo sabido, Alarte no le habría exhortado a tal cosa. Después de que éste desatara la «ira» de Fabra al espetarle que «cuenta con la legitimidad de la Cámara, pero no con la confianza de los ciudadanos, que votaron al que está en el TSJ», el jefe del Consell se la devolvió.

Aseguró que se siente muy legitimado en su cargo, ya que él también ganó unas elecciones como cabeza de lista de la provincia de Castellón y «porque los ciudadanos votaron al PP sabiendo cuál era la situación». Especial énfasis hizo en remarcar que se siente apoyado también por sus compañeros de partido.

No contento con eso, le acusó de haberse subido el sueldo hasta 70.000 euros en su época de alcalde, cuando él se lo bajó un 15 por ciento; le reprochó haber dejado el Ayuntamiento de Alaquàs con una enorme deuda y, como golpe final, le acusó de haber incumplido su compromiso de dejar su cargo al frente del PSPV si sacaba peores resultados que su antecesor, Joan Ignaci Plà.

Aparte de estas refriegas personales, los representantes parlamentarios también tuvieron tiempo para debatir sobre aquello que ocupaba el pleno: la economía. Fabra quiso anunciar dos noticias importantes. Por una parte, que en cuanto los indicadores económicos empiecen a ser positivos, «el Consell anulará las medidas de ajuste en materia de personal».

Además, informó de que el Gobierno central adelantará a finales de este mes un total de 420 millones de euros a la Generalitat, para que pueda pagar a proveedores.
Sobre cómo se ha llegado a la situación actual, explicó que, si el sistema de financiación autonómica hubiera sido el adecuado, la Comunitat habría recibido durante los últimos ocho años 11.735 millones de euros, «el 60 por ciento de nuestra deuda».

«Si hubieran tenido ese dinero, también lo habrían despilfarrado», le contestó Alarte en su turno de réplica. Además, acusó al PP de haber dejado a la Comunitat hipotecada con 62.000 millones de euros para los próximos 50 años y le preguntó al presidente cómo va a solucionar el déficit del 4,2 por ciento que tendrá la Comunitat este año, cuando el techo impuesto por el Gobierno es del 1,3.

En cuanto al decreto de apoyo a los emprendedores, lo criticó por presentar medidas que ya existen y aseguró que se trata de una «operación de maquillaje» para no hablar de lo verdaderamente importante.

Por su parte, el portavoz de Compromís, Enric Morera, insistió en prácticamente todas sus intervenciones, en reclamar la lista de todos los trabajadores del sector público empresarial, y cuáles son sus funciones. Además, criticó que el artículo seis del decreto de medidas de ajuste contra el déficit deje fuera de la reducción de horas semanales a estos trabajadores.

La síndica de EU, Marga Sanz, por su parte, calificó el decreto de ajustes de «insulto» y aseguró que demuestra la «incapacidad» del Gobierno valenciano para gestionar la crisis. Además, recordó al Consell que los argumentos esgrimidos para hacer esta norma, ya se conocían antes de elaborar los presupuestos para este año.

 

Los sindicatos se concentran al lado de Les Corts
Mientras los representantes políticos debatían sobre el decreto de medidas de ajuste de la Generalitat, representantes de los sindicatos de la función pública se concentraron en la Plaza de la Virgen de Valencia para mostrar su «rechazo más absoluto» al mismo. La coordinadora del área pública de CCOO-PV, Soledad Fernández, explicó que con esta protesta se pretende «defender los intereses de los trabajores y trabajadoras y también de la ciudadanía» de la Comunitat Valenciana.