Literatura

El Atrio de los Gentiles une fe y laicismo en Barcelona

BARCELONA– La basílica de la Sagrada Familia acogió ayer la culminación del Atrio de los Gentiles que, promovido por el Papa Benedicto XVI, busca tender puentes de diálogo entre creyentes y no creyentes a través del diálogo y los elementos espirituales. Durante cuatro jornadas, Barcelona ha acogido diferentes actos sobre la cultura y la fe con el objetivo de demostrar que «el diálogo entre ambas es un forma de expresar el mensaje de Jesús». Porque, «crear espacios de diálogo es una forma de mostrar que la causa de la humanidad pide el esfuerzo conjunto de todos los que se sienten llamados a sostenerla», señalaron desde el Arzobispado de Barcelona.

Más de 4.000 personas asistieron ayer al «Diálogo de las voces: poesía y música en la Sagrada Familia». El acto, presidido por los cardenales Gianfranco Ravasi y Lluís Martínez Sistach, supuso, a los presentes y a aquellos que siguieron la celebración vía internet, un viaje hacia la majestuosidad de la Sagrada Familia, amplificada por la música, el juego de luces y la belleza de las palabras, que puso el punto final al Atrio.

La belleza, el arte, la trascendencia, el amor, el pensamiento fueron algunos de los aspectos que los intelectuales y cantantes interpretaron el acto. La celebración contó con una actuación muy esperada, la de Montserrat Caballé, que estuvo acompañada por el maestro de órgano Juan de La Rubia. Además, 615 cantores interpretaron ocho piezas entablando así un diálogo entre las 24 corales participantes. La última pieza –«Hoy es el día que ha hecho el Señor»–, obra del director de la Escolonía de Montserrat, Bernat Vivancos, fue compuesta especialmente para la ocasión.

La música estuvo acompañada por la lectura de dos poemas, dos textos teológicos y de fragmentos bíblicos. Francesc Figueres y Ester Romero fueron los encargados de leer, al inicio del acto, los primeros textos del Libro del Génesis y del Evangelio según San Juan. Sus palabras fueron posteriormente interpretadas por el cardenal Gianfranco Ravasi. Los responsable del diálogo entre teólogos fueron los profesores Santiago del Cura y Armand Puig y Tàrrech. Por su parte, David Jou, profesor de física de la materia UAB y poeta; y Gemma Gorja, también poeta y profesora de filología de la UB, fueron los encargados de entablar el diálogo de la poesía.

«La fiesta del espíritu», que duró casi tres horas, culminó con el canto del «Hallelujah» tras la intervención del cardenal Sistach que subrayó la importancia del encuentro entre creyentes y no creyentes como primer paso de reflexión sobre lo común.