ÀNGELS GUITERAS: «El Govern adeuda 700 millones a las empresas del Tercer Sector»

«Se han producido despidos e, incluso, hay entidades que se han visto obligadas a cerrar»

«Podríamos decir que las entidades del Tercer Sector hemos financiado a la propia Generalitat»
«Podríamos decir que las entidades del Tercer Sector hemos financiado a la propia Generalitat»

BARCELONA- Ha sido un verano delicado en el Tercer Sector por el impago de la Generalitat a las entidades referente al mes del julio. ¿Cómo está la situación?
– Aunque los 70 millones de euros referentes al mes de julio siguen sin abonarse, la administración ha pagado agosto y septiembre. Desde el Govern aseguran que hasta que no reciban el Fondo de Liquidez del Gobierno no pueden pagar, pero nos han prometido que van asumir esta deuda.
– La Generalitat asegura que pagará el mes de julio antes de que acabe 2012 pero, debido al adelanto electoral, ¿existe cierta inseguridad ante la posibilidad de que el pago se retrase más?
– No vinculamos un posible retraso al proceso electoral. De hecho, sabemos que esta situación va a tener especial incidencia en las elecciones. El president Mas ya ha mostrado su interés por dibujar un plan de apoyo con 50 medidas que fortalecerán al Tercer Sector. Es un momento en el que podemos jugar nuestras cartas y en el que vamos a entrar en la agenda política de los partidos.
– Afirmó que el impago de la Generalitat llegaba en una situación especialmente delicada, y se sumaba al retraso de muchas subvenciones acordadas. ¿De qué tipo de ayudas se trata?
– Son subvenciones y conciertos para todo tipo de programas. El incumplimiento asciende a una deuda de la Generalitat sobre el Tercer Sector de unos 700 millones de euros. Si ampliamos a la administración central, la cifra asciende a unos 900 millones. Estos impagos han provocado que se multiplique la tensión por la falta de liquidez y problemas de tesorería en las entidades. Nos hemos topado con dificultades para pagar nóminas y poder obtener financiación a la hora de pedir créditos para solventar este bache de impagos. Hemos tenido que aprender a buscar nuevas vías para encontrar más financiación. Podríamos decir que hemos financiando al propio Govern.
– ¿Cómo están afrontando el otoño los geriátricos?
– Aunque fueron los afectados más visibles, no sólo los geriátricos están atravesando este bache. Todos los servicios, desde salud mental a la infancia se han visto afectados. Hemos intentado instaurar la normalidad gracias a un sobreesfuerzo del personal.
– ¿Qué dificultades encara el Tercer Sector frente a la crisis?
– Los presupuestos del Estado nos han afectado especialmente y el continuo coste de la austeridad nos está arrastrando a afrontar dificultades cada vez más grandes. El recorte de 200 millones en Dependencia ha dejado prácticamente inhabilitada la ley y el desmantelamiento de las obras sociales de las cajas también nos ha afectado. Pero sin duda, la infancia es un sector que nos preocupa muchísimo. El Pacto Nacional de la Infancia es más que urgente. Uno de cada cuatro niños vive bajo el umbral de la pobreza. También se ha castigado a la discapacidad, con los ajustes en los centros especiales de trabajo.
– ¿Se ha evaluado el impacto que han tenido los recortes sobre los puestos de trabajo y salarios de los empleados?
– Todavía no, pero sí sabemos que se han producido despidos entre los más de 100.000 contratados en el Tercer Sector. También hay reducciones de plantilla e incluso nos hemos encontrado con entidades que han tenido que cerrar.
– Entidades cómo Cáritas afirman no dar a basto por la multiplicación de asistencia en los últimos años. ¿Peligra el capital de este tipo de entidades?
– El Tercer Sector catalán es muy diverso con más de 7.500 entidades. Entidades muy fuertes como Cáritas o Cruz Roja han tenido que triplicar su actividad de asistencia en contrapartida de este sufrimiento social al que nos enfrentamos. Los ciudadanos también han multiplicado sus esfuerzos y las donaciones. Ha crecido el voluntariado y las ganas de ayudar. El objetivo es aprender a canalizar la participación ciudadana y multiplicar esfuerzos.
 –¿Qué objetivos a corto plazo se ha marcado como presidenta?
– Cumplir con las 50 medidas para fortalecer el Tercer Sector e iniciar conversaciones con los partidos políticos para que pongan a las personas en el centro del debate. También en aunar esfuerzos y conseguir llegar a las 500.000 firmas para cambiar la Ley Hipotecaria y lograr la dación en pago. Si se invierte mejor en políticas sociales, se puede conseguir un Tercer Sector fuerte.

 

«Primero, las personas»
Desde 2009 combina la gerencia de la Asociación Bienestar y Desarrollo con la presidencia de la Mesa del Tercer Sector. No está siendo una gerencia fácil para las 31 agrupaciones catalanas que aglutinan cerca de 4.000 entidades y que forman esta Mesa. La austeridad está pasando factura y en verano se dio la voz de alarma por un impago que podía dejar las nóminas de sus trabajadores en el aire. Guiteras confía en que el proceso electoral les ayudará a conseguir «poner a las personas» en el centro del debate político.