Mil diócesis para un nuncio veterano de la guerra de Irak

El arzobispo Fernando Filoni, hasta ahora subsecretario de Estado para los Asuntos Generales, ha sido nombrado Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, es decir, responsable de coordinar la acción misionera en las 1.098 diócesis que la Iglesia considera «territorios de misión» y dependen de de esta congregación que muchos llaman por su nombre clásico, «Propaganda Fide»

reli
reli

Su trabajo implica a más de un tercio de las diócesis del mundo y requiere una gran capacidad de gestión, tanto en recursos económicos como humanos (la congregación examina los nombramientos de obispos de esas diócesis). El prefecto de las misiones, que suele ser un cardenal (no lo ha sido en este caso) recibe la calificación popular de «Papa rojo», frente al Papa real, de blanco, y al general de los jesuitas, llamado «Papa negro». Filoni sucede al cardenal indio Ivan Dias, que ha renunciado al cargo por razones de edad y de salud. Dias guió el esfuerzo misionero de la Iglesia desde que Benedicto XVI le destinó a este puesto en mayo de 2006.

Fernando Filoni trabajó en las embajadas del Vaticano en Sri Lanka, Irán y Brasil, y fue nuncio en Jordania e Irak. Durante la invasión americana de 2003, a la que tanto se opuso Juan Pablo II, Filoni fue de los pocos diplomáticos que no abandonaron Bagdad. Tendrá como secretario al salesiano chino Savio Hon Tai-Fai, designado por el Papa el pasado diciembre. De las 472 diócesis de «Propaganda Fide» en Asia, unas 150 pertenecen a países con regímenes comunistas y totalitarios como China, Vietnam, Laos y Corea del Norte. La congregación supervisa, de hecho, casi toda Asia (menos Filipinas), África (excepto Egipto y Túnez) y Oceanía (excepto Australia), y zonas pobres o inaccesibles de otros continentes.

Presos de La Habana
Sustituye a Filoni en la Secretaría de Estado otro diplomático italiano, Giovanni Angelo Becciu, el actual nuncio en La Habana, cuyo papel ha sido decisivo en las liberaciones de presos políticos cubanos de los últimos años. Becciu prestó servicio antes en la nunciatura de República Centroafricana, Sudán, Nueva Zelanda, Liberia, Gran Bretaña, Francia y EE UU. En 2001 fue nombrado nuncio en Angola y luego en Santo Tomé. Como subsecretario de Estado para Asuntos Generales, Becciu se convierte en la mano derecha del cardenal Tarcisio Bertone, lo que equivale a ser el «número tres» del organigrama interno vaticano.