Madonna: feliz bisturí

La reina del pop cumple hoy 52 años y lo ha celebrado con una fiesta y un regalo a sí misma: 160.000 euros para gastar en tratamientos de cirugía plástica y estética 

Madonna: ¡feliz bisturí!
Madonna: ¡feliz bisturí!

Ella misma lo adelantó. Por su 52 cumpleaños se autorregalaría 160.000 euros en tratamientos de cirugía plástica y estética. El tiempo se ha cumplido. Hoy es el cumpleaños de Madonna y los «paparazzi» llevan varias semanas en las calles de París y Londres, los escenarios donde la actriz dirige el largometraje «W.E.», a la caza de primeros planos de la diva para comprobar si ha pasado por quirófano en pleno verano. De momento, las imágenes captadas no parecen delatar grandes cambios.


Y es que los cirujanos más conservadores siempre aconsejan retrasar las intervenciones estéticas al otoño, cuando es más fácil esquivar los rayos solares, que interfieren directamente en los procesos de recuperación. Otros, sin embargo, entienden perfectamente que muchas personas aprovechen el periodo vacacional para planificar su agenda estética.
De momento, y a la espera de si ya ha realizado su inversión o espera a final del rodaje para los retoques prometidos, la reina del pop celebró el viernes su particular fiesta de cumpleaños en Londres en el selecto club Shoreditch House en compañía de algunos de sus mejores amigos como Eva Longoria, David Beckham y Joe Jonas.


El aniversario de Madonna es una mera coincidencia del calendario y la excusa perfecta para añadir una factura de estas dimensiones a los 60.000 euros mensuales, que según sus allegados, se gasta habitualmente entre tratamientos de belleza, dietas especiales, cosmética, entrenadores personales, mantenimiento de instalaciones deportivas y fisioterapéutas.
Los motivos reales apuntan a que el próximo otoño comienza su nuevo Tour Mundial –ya está reclutando a la tropa de bailarines que la acompañarán– y al hecho de que su último novio reconocido, el modelo brasileño Jesús Luz, la plantara hace unos meses alegando una diferencia de edad insostenible. Según los rumores extendidos a través de la prensa inglesa, su nuevo «toyboy» podría ser el «top model» argentino Lucho Jacob, con el que ha protagonizado el nuevo spot de Dolce & Gabanna.
De ser cierto, y de haber roto definitivamente con Luz después de su intermitente relación, treinta años la separan del modelo y con toda seguridad, la cantante no querrá repetir el mismo guión.
¿Un «lifting» integral?, ¿una blefaroplastia?, ¿una recolocación mamaria?... Las apuestas están abiertas, pero a juzgar por las últimas fotografías robadas en París, Madonna necesita una blefaroplastia de urgencia, un tensado del tercio inferior del rostro y una buena dosis de vitaminas que devuelvan la luminosidad a su rostro. De esto último se puede encargar la mesoterapia, exenta por completo de efectos secundarios visibles. Pero las otras intervenciones exigen un post-operatorio en condiciones.
Batalla veraniega
¿Se ha equivocado la artista al elegir las fechas para convertirse en una «cincuentañera» de buen ver? La inminente gira es una razón poderosa, y como explica el doctor Julio Millán –jefe del Servicio de Cirugía Estética del Hospital Ruber de Madrid–, «antes del verano siempre se incrementan las intervenciones estéticas hasta en un 40% y no existen contraindicaciones médicas para someterse a una operación quirúrgica en estas fechas. Lo más importante es protegerse bien del sol, tanto por el efecto directo sobre las cicatrices como por el efecto inflamatorio del calor, intentar activar la circulación sanguínea para acelerar la eliminación de los efectos del edema post-operatorio y tomarse unos días de reposo, minimizando los efectos del calor a través de baños y duchas frías». Como también señala este especialista, los motivos que llevan al paciente a reservar las intervenciones estéticas para el periodo veraniego son dos: por un lado, cuando la gente se quita la ropa es cuando se ven los defectos con mayor crudeza y por otro, el periodo vacacional se aprovecha para «desaparecer y uno se puede permitir unos días de convalecencia».
En torno al sol sigue habiendo una gran controversia. Por un lado, es de creencia popular que el sol favorece la cicatrización, pero como también señala el doctor Diego Tomás –especialista en cirugía plástica, reparadora y estética– «debe evitarse durante el periodo de tiempo en el que se tienen hematomas en la piel, ya que éste puede interferir en la reabsorción de los mismos y dejar una coloración oscura residual; las cicatrices deben, además, protegerse a conciencia durante al menos 6 meses o mientras estén de color rojizo».


Rostro castigado
El «lifting» tampoco está prohibido, y podría ser una de las intervenciones que figuren en la lista «surgery to do» de Madonna. Las arrugas de la frente y el entrecejo las mantiene a raya a base de bótox y no parece probable que se juege su seductora expresión con un «lifting» radical, menos aún ahora, cuando la actriz Sofía Vergara carga sobre ella desde las páginas de la revista «Esquire» diciendo que Madonna «parece una friki, con esas cosas infiltradas en las mejillas».


Sin embargo, las fotografías más recientes muestran un tercio inferior castigado que delata su edad con precisión. Las «cosas» a las que hace referencia la malintencionada Vergara no son más que implantes de colágeno, pero se trata de algo que sin duda no necesitará la cantante si se decidiera por un lifting cervicofacial, que trata la laxitud y las arrugas del contorno facial. Esta intervención es una opción muy recomendable cuando se busca tratar las bandas que aparecen en la parte anterior del cuello y que se deben a la laxitud del músculo.


En esta operación, como explica el doctor Jesús Benito Ruiz –especialista en cirugía plástica y estética del anti-aging Group de Barcelona–, «se debe procurar no estirar, sino reposicionar los tejidos y redefinir la zona del cuello y la mandíbula, dando mayor volumen a la zona de los pómulos y restableciendo así el óvalo de la juventud, el relleno con grasa propia contribuye a lograr estos objetivos».

 

Como indica este cirujano, «realizar este tipo de liftings en verano ayuda a que cuando el paciente vuelva a su actividad normal ya hayan pasado los signos que evidencian el tratamiento practicado». No hay que olvidar que el post-operatorio exige dos semanas de baja, el tiempo que tarda en desaparecer por completo la hinchazón del rostro.


Lo que parece imposible creer es que la anatomía de Madonna dé para extraer grasa sobrante, pero no se puede recurrir a donantes anónimos y ésta debe ser autóloga. El lado más vigoréxico de su cerebro puede encontrar una buena dosis en los flancos laterales, o la zona superior del muslo.


El excendente podría utilizarlo para someterse a un un rejuvenecimiento integral de manos. Contra las venas del antebrazo, por el momento, poco se puede hacer, pero las inyecciones de materiales como el ácido hialurónico o la grasa propia sobre el dorso de las manos son capaces de obrar milagros.

 

Lola, otra «Material Girl»

Tiene 13 años y se ha convertido ya en un icono «fashion» más allá del mundo adolescente. Lourdes María, la hija de Madonna, ha heredado de su madre el gusto por la moda hasta tal punto que el pasado mes de junio presentaba en sociedad «Material Girl», su primera colección de moda que ya está a la venta en Macy's, la principal cadena norteamericana de grandes almacenes. Los diseños incluyen ropa, zapatos, bolsos, joyas y todo tipo de accesorios, y madre e hija han contratado como imagen con Taylor Momsen, protagonista de una de las series televisivas de más éxito del momento, «Gossip Girl».

 

«No es la primera vez que trabaja para mí, ya me ha asesorado en las giras», comentaba orgullosa la reina del pop, sin pensar que el amor de madre se ha convertido en un filón para sus detractores, que no han dudado en acusar a la diva de explotación laboral de una menor, además de potenciar en ella un espíritu consumista, algo más que peligroso en una preadolescente como Lola. Así se hace llamar la joven en su cuenta de Facebook, precisamente una red social que exige la mayoría de edad entre sus miembros, pero que parece haber hecho una excepción con ella. «Estoy completamente obsesionada con los shorts de los 80 combinados con una camisa de aspecto ‘‘grunge''. Soy un poco friki, pero me encanta», asegura Lourdes en uno de sus múltiples comentarios en la red.