Gobierno y sindicatos se piropean a seis días de la huelga general

En las comunidades gobernadas por el PP, las centrales están poniendo muchas trabas para alcanzar acuerdos.

Gobierno y sindicatos se piropean a seis días de la huelga general
Gobierno y sindicatos se piropean a seis días de la huelga general

MADRID- A seis días de la huelga general, la negociación de los servicios mínimos ha servido para que Gobierno y sindicatos hayan recuperado parte de la sintonía perdida. Ambas partes, teóricamente enfrentadas, se mostraron más que satisfechas por el modo en que se habían desarrollado las conversaciones e incluso el ministro de Fomento, José Blanco, llegó a considerar «histórico» un acuerdo que, a su juicio, sienta un precedente. Blanco no dudó, incluso, en piropear a UGT y CC OO por facilitar un acuerdo gracias a su «responsabilidad». A los sindicatos, el modo en que se ha resuelto la cuestión también les ha satisfecho. Tanto, que Toxo y Méndez esperaban ayer que el acuerdo sirviese de base para el resto.

Pero los deseos son una cosa y la realidad, otra bien distinta. Cuando se ha tratado de llegar a un acuerdo a nivel autonómico para fijar los servicios mínimos, la posición de los sindicatos se ha endurecido en el caso de las comunidades dirigidas por el PP.

El ejemplo más claro ha sido el de la Comunidad de Madrid. Conscientes de que es en la capital donde deberán hacer la mayor demostración de poder, las centrales decidieron ayer ponerle las cosas más que difíciles al Gobierno de Esperanza Aguirre. CC OO y UGT endurecieron su postura al hablar de la cobertura del transporte, sabedores de que si hay algo que paraliza Madrid es la ausencia de metro y autobuses.

Después de cuatro reuniones y cuatro borradores, la Comunidad decidió decretar ayer los mínimos sin un acuerdo. El Gobierno madrileño volvió a citar ayer por la mañana a los sindicatos para acercar posturas ofertando un pacto con los mismos servicios mínimos que horas antes se habían acordado con Fomento para Cercanías: un 30% en las horas punta y un 25% en el resto. Pese a que a las 11:30 horas los representantes sindicales aceptaron la propuesta, a las 12:00 pidieron reabrir la negociación para exigir que quedara en sus manos la manera de distribuir el porcentaje acordado en cada tipo de transporte, una petición que no fue admitida y que provocó la ruptura total de la negociación.


Decreto
De este modo, el Ejecutivo autonómico decretó unos servicios mínimos del 50% para las horas punta –el mismo que se fijó en la huelga de Metro de junio– y un 20% en las valle.

En Murcia y Castilla y León también han sido los gobiernos autonómicos los que han fijado los servicios. En la primera se ha fijado un 22,6% para la Administración. Una cifra con la que, a juicio del consejero portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez, «se asegura el mantenimiento de la Sanidad, la asistencia, la apertura de los centros docentes, así como la seguridad y protección de personas, bienes y patrimonio». Desde los sindicatos no se mostraron de acuerdo y su secretario regional, Agustín Prieto, avanzaba que podrían recurrir por vía administrativa e incluso penal un acuerdo «abusivo».

La misma crítica profirieron las centrales contra el Gobierno murciano, al que acusaron de imponer los servicios sin negociación con los sindicatos.

En Galicia, la Xunta aprobó un decreto por el que los servicios mínimos no excederán en cada centro del número de personas con las que se cuenta un domingo o un festivo, aunque el Ejecutivo regional mantiene abierta la puerta para negociar.

La excepción de las comunidades regidas por el PP es Valencia, que logró un acuerdo a última hora de la tarde de ayer.


El doble rasero sindical con ejecutivos del PP
- Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo mostraron ayer su satisfacción por el acuerdo alcanzado por Fomento y los sindicatos.
- Lo ayer pactado satisface a ambas centrales, que consideran que debería ser el marco base que tomen de referencia el resto de las administraciones. Sin embargo, y ante una propuesta similar, CC OO y UGT llevaron en 2002 al Gobierno del PP a los tribunales por unos servicios que entonces tildaron de abusivos.


La «ceja» traiciona a Zapatero
- Otrora soporte incondicional de Zapatero, el grupo de actores de «la ceja» que apoyó al presidente del Gobierno en su carrera hacia el Palacio de La Moncloa le da ahora la espalda. Artistas como Juan Diego Botto, Juan Diego o Pilar Bardem participan en un vídeo en el que hacen un llamamiento a participar en la huelga para protestar por las «malas decisiones» tomadas por el Gobierno.


LOS PRECEDENTES
- 20 DE JUNIO DE 2002
Gobierno y sindicatos no alcanzaron un acuerdo sobre los servicios mínimos en transporte. UGT y CC OO los calificaron de «abusivos» y anunciaron que no los cumplirían.
- 27 DE ENERO DE 1994
También en este paro hubo discrepancias. Al final, los servicios mínimos de cercanías y tráfico aéreo internacional fueron establecidos por Real Decreto. Sí hubo acuerdo en el transporte aéreo nacional y autobuses de largo recorrido.
- 28 DE MAYO DE 1992
El Ministerio de Obras Públicas aprobó varias órdenes ministeriales que concretaban los servicios esenciales del transporte público. Los gobiernos de Madrid, Andalucía y País Vasco fijaron los suyos propios.



Con información de Marta Palacio, Ana Carrión, José María Sánchez y Roberto L. Vargas