«Un watusi puede ser muy elegante»

Juan DuyosProfesión: diseñador.Nació: en 1969, en Madrid.Por qué está aquí: ha vestido al coro del Teatro Real y el 18 presentará en Cibeles su colección, una mirada a la costura española de los años 60 y 70.

 
 

–Ha diseñado el vestuario del coro del Teatro Real....
–Ha sido un reto. Uniformar es una palabra que no nos gusta a los diseñadores, pero la moda tiene que llegar también a los uniformes.

–¿Cómo vestiría a los ministros para los Consejos de Ministros?
–De distintos colores con arreglo a su cometido.

–Ya: a Elena Salgado de color euro...
–Sí, a la de Cultura de color morado, por cómo las está pasando.

–Los partidos preparan sus uniformes de campaña...
–Los del PP irán de azul celeste y los del PSOE de rojo tomate. Tendrían que cambiar, son monótonos.

–¿Y cómo vestiría al coro de tertulianos de «Sálvame»?
–Inspirándome en el circo y la zoología, porque hay hienas, ¿eh?

–¿Los bomberos están bien como van o...?
–Están bien así. Son iconos sexuales de mujeres y gays. Eso no se toca.

–¿Qué uniforme diseñaría para usted?
–Vaqueros y camisa. Soy muy básico.

–En su último desfile sacó modelos mayores, de entre 50 y 70 años. ¿Vuelve la mujer madura?
–Tiene que volver. La mirada de la moda ha de ser más amplia. Estoy cansado de ver a chicas de 17 años vender cremas antiarrugas. Hay un culto absoluto, excesivo, a la juventud.

–Se nota que va cumpliendo años...
–Claro. Pero la verdad es que desde pequeño siento un gran respeto por la madurez y la vejez. Sentarme a escuchar a un mayor es un placer siempre.

–Identifica madurez con encanto y elegancia...
–Con sabiduría, con saber estar. La elegancia es innata, existe porque sí. Un watusi puede ser muy elegante y no va a la moda. Y un leopardo.

–Este repentino retorno a la madurez, ¿no tendrá que ver con la crisis y el poder del consumidor adulto?
–En un mundo globalizado, todo está relacionado.

–Mire la calle: ¿la gente viste mejor o peor por culpa de la crisis?
–Viste mejor. Se nota la democratización de la moda que llegó con Zara. Nos guste o no, en el mundo se nos conoce por Zara.

–No me diga que de mayor le gustaría ser Amancio Ortega...
–No. El dinero está bien, pero no me hace falta tanto. Me daría vértigo.

–Zapatero dice que no va a tirar la toalla. ¿Qué le parece?
–Que le debe gustar mucho su toalla.

–Y además no están los tiempos para tirar nada...