Juegos Olímpicos

Semenya vuelve a ganar

Hace más o menos un año, Caster Semenya se convertía en la campeona del mundo de los 800 metros, pero lo que ella no sabía es que justo en ese momento iba a comenzar un calvario que la iba a tener once meses fuera de las pistas.

Caster Semenya agradece, levantando el brazo derecho, el apoyo del público del Olímpico de Berlín
Caster Semenya agradece, levantando el brazo derecho, el apoyo del público del Olímpico de Berlín

La facilidad con la que derrotaba a sus rivales y su aspecto físico, con algunos rasgos cercanos a lo masculino, despertaron dudas sobre su feminidad, algo que ha tenido que demostrar con varias pruebas médicas a las que le ha sometido la IAAF. Ahora, tras varias semanas de vuelta a la competición, Semenya vuelve a estar en forma. En julio se produjo su regreso oficial al máximo nivel y antes de su aparición en Alemania sólo había corrido en dos reuniones menores en Finlandia.

Ayer, en el Olímpico de Berlín, el mismo lugar en que se colgó la medalla de oro mundial el pasado verano, Caster ganó su prueba con un tiempo de 1:59.90. «Me he sentido bien, como si nada hubiera pasado, aunque no es fácil para una chica de 19 años pasar todo lo que yo he pasado estos últimos meses», aseguraba mientras trataba de quedarse con lo positivo: «He hecho un buen registro, cuando corro aquí me siento como en casa», insistió después de que los 50.000 espectadores la despidieran con una calurosa ovación.

A pesar de que necesitó 4,5 segundos más que en el Mundial para cubrir los 800 metros, es optimista repecto a su puesta en forma. No estuvo bien durante la primera parte de la prueba, en la que se mantuvo por detrás de sus rivales. Fue en la última vuelta en la que utilizó su potencia para cruzar la meta en primer lugar. «Hacía tiempo que no corría tan rápido. Traté de ir en el grupo de forma confortable hasta los últimos cien metros».

A Semenya le espera la próxima semana la reunión de Bruselas, correspondiente a la Diamond League. Después tendrá dos reuniones en Italia para ir familiarizándose nuevamente con las sensaciones de la competición. Su objetivo es llegar a tope a defender su título mundial el próximo año en Daegu, una vez que las dudas sobre ella se han disipado.

- Casado hace marca personal. El campeón de Europa de 1.500, compitió por primera vez tras su oro en Barcelona, con un tiempo de 3:32.70.


Rudisha, récord mundial
El keniano David Rudisha, de 21 años, dejó su sello en la reunión de Berlín al pulverizar el récord mundial de los 800 metros al correr la distancia en 1:41:09, dos centésimas por debajo del registro que tenía el danés (también nacido en Kenia) Wilson Kipketer desde el 24 de agosto de 1997. El joven atleta llegaba a la reunión alemana con la segunda mejor marca de todos los tiempos (1:41.51) y los expertos ya habían avisado de que tenía la plusmarca mundial en sus piernas.