Los tornados arrasan el sur de EE UU y dejan 300 muertos

Obama viajó ayer hasta Tuscaloosa (Alabama), el epicentro de uno de los peores desastres provocados por tornados, después de sobrevolar la región afectada.

obama
obama

«Nunca he visto tanta destrucción. Nos aseguraremos de que nadie se olvide de vosotros. El pueblo estadounidense está con la gente de Alabama», proclamó el presidente de EE UU tras prometer ayuda federal para la reconstrucción.
Obama llegó a esta ciudad del sur –donde han perdido la vida 38 personas– ayer por la mañana acompañado de su mujer Michelle, sus hijas Sasha y Malia y su suegra Marian Robinson. En total han muerto 300 personas en la región: 210 en Alabama, 33 en Mississipi, 33 en Tennessee, 15 en Georgia, cinco en Virginia y una en Kentucky. Las autoridades creen que la cifra aumentará conforme avancen las operaciones de rescate. Además, las tormentas han asolado las instalaciones de la industria avícola de Alabama –tercer productor de pollo del país– y también se han producido daños en al menos una mina de carbón y varias fábricas.
La segunda mayor planta nuclear, la central de Browns Ferry (Alabama), podría permanecer inoperativa durante semanas después de perder el suministro eléctrico por los tornados, lo que provocó que se desconectaran automáticamente sus tres reactores, evitando un desastre nuclear, según las autoridades.
Desde que su antecesor George W. Bush fuese criticado por su gestión tras el huracán «Katrina» en el verano de 2005, Obama siempre ha querido evitar la impresión de que se toma este tipo de catástrofes a la ligera.
Por eso, nunca ha dudado en desplazarse a las zonas más afectadas inmediatamente después de estos desastres. Así las cosas, la Casa Blanca anunció este viaje tras programarse la asistencia del presidente al lanzamiento de ayer de la nave «Endeavour» en Cabo Cañaveral (Florida).
Allí tenía previsto encontrarse con la congresista demócrata Gabrielle Giffords, que sufrió un disparo en la cabeza el pasado enero en Arizona durante un acto con sus votantes. Hospitalizada desde primeros de año, la política demócrata había decidido asistir al acto para despedir a su marido, el astronauta Mark Kelly. Pero la NASA anunció el retraso del lanzamiento por problemas técnicos, de tal manera que se ha pospuesto para el lunes. Los tornados son habituales en el sur y en el medio oeste de EE UU, aunque no con esta virulencia.