Muere un empresario israelí que se prendió fuego la semana pasada

Moshe Silman, un empresario israelí que quedó arruinado por la crisis y decidió prenderse fuego durante una manifestación en Tel Aviv la semana pasada, ha fallecido este viernes como consecuencia de la gravedad de las quemaduras que tenía, ha informado un portavoz médico.

Silman, de unos 50 años de edad, tenía heridas en el 90 por ciento de su cuerpo y permanecía ingresado en estado crítico en el Centro Médico Sheba desde que se inmoló en una manifestación a favor de la justicia social el pasado 14 de julio.

Silman era el propietario de una pequeña empresa de transportes que quebró y perdió todo sus ahorros. La bancarrota no le permitía afrontar los pagos pendientes y se negaba a alojarse en albergues a pesar de que no tenía familia.