Empresarios niegan que nadie les pidiera dinero

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Málaga- Empresarios acusados en el «caso Troya», contra la presunta corrupción urbanística en Alhaurín el Grande (Málaga), negaron ayer que desde el Ayuntamiento de dicho municipio se les pidiera dinero para dar licencias supuestamente ilegales o que se condicionara la concesión del permiso al pago de cantidad alguna. Rechazaron que hablaran con los responsables municipales para aumentar la edificabilidad.

La Fiscalía de Málaga acusa, además de al alcalde, Juan Martín Serón, al edil de Urbanismo, Gregorio Guerra, y dos asesores municipales, a 16 empresarios por delitos de cohecho activo y como cooperadores necesarios o inductores de un delito contra la ordenación del territorio. Los promotores mantuvieron que no saben a qué se refieren las anotaciones intervenidas, que supuestamente recogen presuntos pagos por parte de éstos para las licencias.
Así, varios de los acusados declararon ante el tribunal que presentaron proyectos para construir un número de viviendas y les fueron concedidas menos.