Compromiso del Gobierno Herrera con las 36000 familias ganaderas

La Junta propone al Gobierno diecinueve medidas de regulación del mercado, fiscales y económicas, como una línea de crédito preferencial para la adquisición de pienso

Silvia Clemente explica las medidas del plan de apoyo a los ganaderos en presencia de De Santiago-Juárez
Silvia Clemente explica las medidas del plan de apoyo a los ganaderos en presencia de De Santiago-Juárez

«Una línea de crédito preferencial de campaña para la compra de pienso; agilizar la salida de los stocks de cereal; que se bonifiquen o apliquen moratorias en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social de los ganaderos; que se incrementen las bonificaciones de las tasas por prestación de servicios veterinarios; que se aumente al 10 por ciento la compensación a efectos del IVA en las actividades ganaderas; un mayor control en las importaciones de productos animales a terceros países; o que se reduzcan los costes que los ganaderos tienen que pagar por la retirada de cadáveres, son algunas de las diecinueve medidas fiscales, económicas y de regulación del mercado que ha elaborado la Consejería de Agricultura y Ganadería y que plantea Castilla y León al Gobierno de España para hacer frente a las disficultades por las que atraviesan el mundo de la ganadería.

Más de 36.000 familias se beneficiarán de este plan de apoyo «prioritario» y «necesario», para aliviar la situación de crisis que está atravesando el sector ganadero, según explicó al término del Consejo de Gobierno la consejera Silvia Clemente.

El Gobierno Herrera propone también que se amplíen las competencias de las organizaciones interprofesionales existentes de tal forma que pueda haber una distribución justa de la cadena de valor en las producciones ganaderas y nuevos mecanismos de intervención y regulación de mercados en la nueva PAC. La consejera destacó asimismo que reclaman al Gobierno que reduzca los índices y módulos del método de estimación objetiva para el cálculo del rendimiento neto de actividades ganaderas en el IRPF y señaló al respecto que la Junta está dispuesta a no recibir el 50 por ciento de los ingresos procedentes de este impuesto que le corresponden.

«Nuestro compromiso con los ganaderos es firme», insistió Clemente, tras asegurar que este plan es «sólido» y que está convencida de que servirá para paliar la grave situación de los ganaderos. La consejera destacó que este plan ha contado con la colaboración de las organizaciones agarrias, de las cooperativas y trece asociaciones ganaderas, y avanzó que este lunes se ha convocado el Consejo Regional Agrario de donde saldrá la propuesta definitiva que recibirá el Ministerio de Economía «para dar mayor celeridad al proceso».

Y es que el mundo ganadero es un sector del que viven 36.000 familias, que mueve más de 2.100 millones de euros al año y que representa entre el 52 y 59 por ciento del peso total de producción. Además, Castilla y León es la principal productora de leche de oveja, ya que capara el 65 por ciento de la producción total en España, y la segunda de leche de vaca. Mientras que en la producción de carne de vaca y de cerdo, nuestra Comunidad está entre las más importantes.

Respecto al subsector del ovino de leche, la Consejería de Agricultura y Ganadería pondrá en marcha una serie de medidas en solitario que no necesitan del beneplácito del Gobierno. Entre ellas, Silvia Clemente explicó que se trata de medidas encaminadas a facilitar la concentración de la oferta a través de las 29 cooperativas de ovino existentes en toda la Comunidad, y dirigidas también a abrir nuevos mercados en el exterior.

La consejera insistió en que la agricultura y la ganadería es un sector «estratégico» en Castilla y León y que este plan ayudará también a fijar población población en el medio rural.

Viñedos de España

Por otra parte, la consejera se refirió también a la derogación por parte del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino de la orden por la que se reconoce y regula la Indicación Geográfica Viñedos de España, que derogó la Junta al entender que se primaba la producción masiva y no los vinos de calidad.

Al respecto, Clemente señaló que esta resolución «es un acierto», si bien recordó que ésta es la segunda que tropieza el Gobierno socialista de España con la misma piedra. «Esperábamos esta decisión», dijo, tras insistir en que no entiende por qué el Gobierno ha vuelto a reproducir esta situación cuando es algo negativo para España.