Cambio de cromos

Un intercambio de cromos. Así es como enterraron ayer el hacha de guerra Tomás Gómez y Jaime Lissavetzky tras la batalla de la última semana a cuenta de la lista al Ayuntamiento de Madrid, que encabezará el segundo en las próximas elecciones municipales.

 
 

Después de imponerse en las primarias a Trinidad Jiménez y hacerse con la jefatura del partido, Gómez elaboró la lista de la candidatura de Lissavetzky para los próximos comicios sin contar con los deseos del secretario de Estado. Le impuso 14 de los 20 nombres del equipo con el que deberá enfrentarse a Alberto Ruiz-Gallardón el próximo 22 de mayo. La mayoría de ellos eran «tomasistas» y Lissavetzky puso el grito en el cielo.

El candidato que José Luis Rodríguez Zapatero colocó en Madrid hizo valer sus credenciales ante Ferraz y criticó a cara descubierta al secretario general del PSM. Pero éste, lejos de tener en cuenta sus quejas, se volvió a enfrentar a Lissavetzky y al aparato socialista que le respalda, hasta la convención del pasado fin de semana de Sevilla, donde se les forzó para que llegaran a un acuerdo, que se cerró ayer. A Lissavetzky le valió el enfrentamiento con el secretario general para conseguir meter en su candidatura a dos personas de su confianza y con perfiles «técnicos». Félix Arias Goytre, ex concejal del Ayuntamiento y actual director general de Suelo y Políticas Urbanas del Ministerio de Fomento, es uno de los elegidos por el secretario de Estado. La otra persona es, según declararon fuentes cercanas al candidato, una mujer que pertenece al mundo de la Cultura, cuyo nombre se desvelará en los próximos días. Sin embargo, entrada de estos dos nombres desplaza a dos de los de los socialistas de la lista municipal, que Lissavetzky consideraba afines. Ocupaban el número 14 y 16 de la lista que Gómez había confeccionado para el Ayuntamiento y ahora todo apunta que irán en la lista de Gómez, con lo que irán a parar a la Asamblea regional. Estos son, Pedro Santín y Julia Martínez-Torales. El acuerdo incluye también el «rescate» para la lista del PSOE al Parlamento regional de Óscar Iglesias, un histórico del municipalismo socialista que, por su apoyo a Jiménez en las primarias, había quedado fuera de las dos candidaturas.