La Fundación Puigvert amplía su capacidad con un moderno edificio

Crece en 12.000 metros cuadrados con el objetivo de «ser más competitivos»

BARCELONA- La Fundación Puigvert gana espacio y se integra en el paisaje. Tras diez años de obras, el centro sanitario inauguró ayer un nuevo edificio que permitirá esponjar al resto –cuatro– y ponerse al nivel de las instalaciones médicas más modernas del mundo. Así, la entidad ha ampliado su espacio en 12.000 metros cuadrados y ha puesto a punto las nuevas tecnologías al servicio de la medicina.
El nuevo edificio consta de siete plantas, tres de ellas subterráneas, en forma triangular que ocupan lo que antes era la zona ajardinada, de aparcamiento y de vestuarios. En las plantas, no todas aún operativas, se ubican el vestíbulo, como eje que conecta todos los edificios (planta baja); las consultas externas (semisótano), el servicio de Radioterapia y el gabinete de Uroendoscopia (planta -1), el gabinete de Diálisis (planta -2), los servicios de Laboratorio y Farmacia (planta -3) y en las dos restantes se instalarán las áreas de documentación clínica e informática, los almacenes y los vestuarios. Todos los pisos reciben luz natural gracias a un patio inglés y cuentan con equipamientos de última generación, totalmente digitalizados y conectados con el Hospital de la Santa Creu y Sant Pau del que pende la Fundación.
La ampliación, que ha costado en total 45 millones, permitirá que un futuro y cuando la situación económica lo haga posible, los pabellones quirúrgico y de hospitalización respiren y se modernicen. Las obras se idearon para «ganar confort, tanto para el paciente como el personal sanitario y ser más competitivos», señaló ayer el director de la Fundación Puigvert, Martí Masferrer.
Al acto de inauguración asistieron el presidente de la Generalitat, Artur Mas; el conseller de Salud, Boi Ruiz; y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, entre otras autoridades, que fueron acogidos por la presidenta de la Fundación, Esperança Martí.