El Papa impulsa la devoción a la patrona de Cuba para potenciar la fe en público

Soplan vientos de esperanza incipiente en la Iglesia de Cuba, la fe busca espacios donde hacerse pública y el Papa ha decidido animar a los cubanos a reencontrarse con su patrona, la Virgen de la Caridad del Cobre, concediendo «indulgencia plenaria a quien participe devotamente en algunas de las celebraciones previstas o en los ejercicios de piedad ante la escultura de la Virgen peregrina».

Se trata de un privilegio especial para potenciar la participación en los actos presididos por esta advocación.
Esta imagen de la Virgen empezó a a recorrer la isla el pasado 8 de agosto y finalizará su periplo el 10 de diciembre de 2011. En 2012 se cumplirán 400 años desde que la estatua fue descubierta en el mar por tres pescadores (llamados «los tres Juanes») que iban en una barca y al principio la confundieron con una niña. La Iglesia conserva el testimonio de uno de ellos, Juan Moreno, de 1687, siendo ya anciano, que recuerda que pese a estar cubierta de telas la imagen rescatada del mar no estaba mojada.
La festividad de esta advocación se celebra el 8 de septiembre. Fue declarada patrona de la isla en 1916 y cuando Juan Pablo II visitó Cuba en enero de 1998 la coronó personalmente como reina del país.