Suráfrica el lugar donde termina África

El mayor y más reconocido reclamo de Suráfrica es la espectacularidad de su fauna, cuyo contraste con sus cosmopolitas ciudades resulta aún más exótico. La más antigua de sus capitales es Ciudad del Cabo, que será la sede de la semifinal del Mundial de fútbol 

El lugar donde termina África
El lugar donde termina África

Suráfrica es el destino del África negra más visitado por los turistas, y motivos no faltan, desde luego. Sus ciudades, de lo más cosmopolita; su fauna, entre las más expectaculares del mundo; sus paisajes tan diferentes como impresionantes... Es fácil, además, desplazarse por el país en poco tiempo, por lo que no es complicado conocer de él lo más básico durante una estancia no demasiado larga.

Pero, como por algún lado hay que empezar, ¿por qué no hacerlo por uno de los lugares indispensables como la ciudad más antigua del país? Es Ciudad del Cabo nació en 1652 como puerto de paso en el extremo más al sur de África para los barcos de la Compañía Holandesa de las Indias del Este. Hoy, es una ciudad alegre de clima benigno que se ubica en uno de los parajes más espectaculares del mundo, con una montaña en el centro, la singular «Table Mountain», cuyo contorno matiza la radiante luz africana.

Al amparo de la montaña con forma de mesa se encuentra uno de los hoteles más emblemáticos de África, «The Table Bay Hotel», que fue inaugurado en 1997 por Nelson Mandela, que lo calificó como uno de los mayores activos de la industria turística surafricana. Quién le iba a decir a «Madiba» –título honorario otorgado a los mayores del clan Mandela– durante los años de presidio en la isla de Robben, en los que su universo era una celda de cuatro metros cuadrados, que tiempo después contemplaría esa misma isla desde la hermosa terraza del «The Table Bay Hotel» como Presidente de una Suráfrica que, gracias a él, nada tenía que ver con la que le llevó al cautiverio.

La arquitectura de Ciudad del Cabo hace gala de la mezcla multirracial que ha conformado la ciudad: edificios Art-Deco, residencias «afrikaners» , rascacielos modernos y el pintoresco barrio de Boo-Kaap, junto a la ladera de Signal Hill, donde se encuentra la primera mezquita Auul de 1798. Metrópoli polifacéticaEn las casas pintadas en vivos tonos naranja, violeta y esmeralda de Boo-Kaap habitan los descendientes de aquellos que la Compañía Holandesa de las Indias llevó como esclavos a finales del siglo XVIII desde Sri Lanka, Indonesia y Malasia para trabajar en la construcción.De las vertientes de la cadena montañosa de los «Doce Apóstoles» se aspira el aroma a «fynbos», un arbusto que crece en la tierra africana. Desde allí se observa una hermosa panorámica del mar y las familias se sientan a hacer «picnic» a la sombra de una acacia o del ébano africano. No muy lejos, en la playa de «Camps Bay», los surfistas patinan sobre las olas y la puesta de sol es una de las más bellas de la zona.

Sin embargo, para ver Ciudad del Cabo a vista de pájaro es imprescindible coger el funicular que sube hasta la planicie de «Table Mountain», de 3 kilómetros de longitud, y una vez arriba, quedarse atónito con el espectáculo de las playas redondeadas, las suaves colinas envueltas en nieblas perpetuas, los detalles de la urbe y hasta el estadio recién erigido, donde se celebrará dentro de pocas semanas la semifinal de la Copa Mundial de Futbol.

La localidad de Stellenbosh es una población típica «Afrikaner» de casas blancas y tejados redondeados, que constituye una de esas visitas denominadas como imprescindibles. Es una sencilla excursión si se hace desde Ciudad del Cabo, pues sólo dista de allí 50 kilómetros. Sus atractivas tiendas de artesanía y seda salvaje bien merecen el viaje y, además, es una de las regiones genuinas del vino surafricano.

En el noroeste de Suráfrica, a 186 kilómetros de Johannesburgo y bordeando el Parque Nacional de Pilangsberg, se encuentra Sun City, uno de los complejos hoteleros más espectaculares de Suráfrica que abarca casinos, hoteles, campos de golf… Entre todos ellos sobresale la visión casi onírica del «Palacio de la Ciudad Perdida» el hotel de cinco estrellas al estilo del templo de «Indiana Jones» que recoge la esencia de África en sus torres torneadas como cuernos de impalas, en la decoración de sus habitaciones y salones y en el murmullo mágico de la noche africana.

The Table Bay Hotel, de la cadena Sun International, de cinco estrellas, es una buena opción para alojarse en Ciudad del Cabo. (Telf.: 914 110 168 y 00 27 21 406 5000). Tiene acceso directo al Centro Comercial de Victoria & Alfred Waterfront, uno de los lugares aconsejables para hacer compras, junto con el bazar de la Plaza del Mercado Verde, en el centro de Ciudad del Cabo.