Con la vista puesta en EE UU

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La voluntad compradora de la víspera no tuvo su réplica ayer y el Ibex se dejó llevar por la volatilidad a la espera de los datos del paro de EE UU, que probablemente marcarán la evolución de los mercados a corto plazo. El selectivo nacional cerró prácticamente plano y cedió un 0,07% como podía haber ganado, con un volumen de negocio ligeramente superior a los 2.300 millones de euros y sin grandes movimientos entre los valores de referencia. Los «blue chips» corrigieron parte de los excesos de la jornada anterior y todos cerraron en negativo a excepción de Repsol, que limitó la caída del Ibex gracias a un ligero repunte del 0,24%. El BCE cumplió con las previsiones y no dio ningún susto a los inversores, seguirá suministrando liquidez a los bancos y los tipos de interés no se moverán a medio plazo.