El Govern se prepara para la penumbra

La restricción afectará, entre otros ambitos, a la sanidad, a la educación, a la justicia y a las obras públicas.

La Generalitat frenará la digitalización de las aulas
La Generalitat frenará la digitalización de las aulas

BARCELONA- El «premier» británico, David Cameron, anunció a su llegada a Downing Street el mayor ajuste del gasto público desde la II guerra mundial después de hallar un déficit «peor» del esperado. Artur Mas, a quien la izquierda catalana comparó con Cameron insistentemente durante la campaña de las autonómicas, repitió el mismo argumento al aterrizar en la Generalitat, aunque evitó las referencias históricas. Pero lo cierto es que el ajuste presupuestario que prepara el Govern de CiU, en torno al 10 por ciento, no tiene precedentes. La restricción será severa y afectará a casi todas las conselleries.

Ensenyament
Los recortes de este departamento son de los más sensibles para la ciudadanía. La consellera, Irene Rigau, anunció que que se frenará la digitalización en las aulas, por lo que unos 40.000 alumnos se quedarán este curso sin ordenadores. No es el único «tijeretazo» que aplicará Educació. Rigau admitió que se seguirán impartiendo clases en los más de 1.000 barracones repartidos por las escuelas catalanas. Además, la consellera envió una carta a los institutos anunciando el recorte del 20 por ciento de sus presupuestos, aunque esta medida es, en principio, provisional.

Territori
El departamento de Territori tiene un puzzle económico difícil de resolver. De entrada, deberá recortar el gasto un 27 por ciento y no el 10 por ciento previsto porque debe hacer frente al vencimiento de compromisos pendientes en infraestructuras. Sin entrar demasiado en detalles, el conseller Recoder sí que ha deslizado alguna de las prioridades del departamento. Es el caso de la Línea 9 del metro de Barcelona. No en vano, la gestión del tripartito engrosó el presupuesto hasta los 6.537 millones de euros, casi lo mismo que el PIB de Nicaragua. Por ello, Territori se plantea suprimir algunas estaciones.
El otro talón de Aquiles de la conselleria es la Agencia Catalana del Agua (ACA). Este organismo cerró 2010 con un déficit de 380 millones de euros, entre los 130 millones de pérdidas del ejercicio y otros 250 millones de los convenios suscritos y obligaciones comprometidas. El endeudamiento supera ya los 1.400 millones de euros. Otra de las grandes aventuras económicas del tripartito, el aeropuerto de Lleida-Alguaire, también se encuentra en la cuerda floja. Para intentar rentabilizarlo de algún modo, la Generalitat creará un nuevo plan de negocio. Territori también revisará el Plan Nacional de Infraestructuras al entender que una inversión de 100.000 millones en diez años es poco más que «una carta a los reyes».

Salut
Otro de los departamentos cuyos recortes han provocado más polémica. El conseller, Boi Ruiz, anunció que no se llevarán a cabo más prestaciones sanitarias dictadas por el Gobierno si no vienen acompañadas de recursos económicos.
Para ahorrar, la conselleria de Salut apostará por concentrar la atención a los usuarios en los centros de atención primaria (CAP), con el objetivo de descongestionar las Urgencias. Otra medida es que los usuarios de los CAP recibirán una factura informativa para conocer el gasto de su tratamiento y medicamentos, en un intento de concienciar a la población del coste de la sanidad. Ruiz también se mostró favorable a que los empleados de esta misma sanidad pública trabajen más de 35 horas semanales, porque si no «el sistema es insostenible». Otras iniciativas para adelgazar el presupuesto son la extensión del uso de la receta electrónica y la reagrupación de enfermos por patologías en los hospitales.

Justicia
Es una de les conselleries que sufrirá, a priori, menos «tijeretazos». La consellera, Pilar Fernández Bozal, explicó que la Generalitat se plantea reducir el gasto del turno de oficio, que en 2010 ascendió a 60 millones de euros. Además, Justicia ha suprimido el servicio jurídico gratuito en Barcelona, pese a las protestas del alcalde, Jordi Hereu.


Benestar social
Este departamento denuncia que tiene un agujero negro de 150 millones, por lo que el conseller, Josep Lluís Cleries anunció que se plantea restringir las ayudas anuales a las familias con tres o más hijos y a los padres con niños de cero a tres años. «Será muy difícil mantener según que ayudas», reconoció Cleries.


Interior
Pocos recortes sufrirá esta conselleria, según anunció su titular, Felip Puig. En todo caso, las posibles restriccciones afectarán a las infraestructuras policiales y de Bomberos, pero no a la seguridad. Puig se comprometió a incorporar esta legislatura a los 2.000 Mossos d'Esquadra prometidos, y aseguró que no habrá recortes de personal. No obstante, dejó entrever que la difícil situación económica puede dificultar, por ejemplo, la construcción de comisarías.


Cultura
Después de dos años de recortes, el anuncio de la nueva disminución de subvenciones en Cultura ha encendido las alarmas del sector. El conseller Ferran Mascarell anunció recortes de hasta un 20 por ciento en los grandes equipamientos consorciados. Estos centros incluyen el Macba, el Teatre Nacional de Catalunya, el Lliure, el Mnac, el Liceo, el Palau de la Música, el Auditori o el Museu Picasso. Después de haber logrado mantener el ritmo de producción, estos nuevos recortes obligarán a estos centros a disminuir de forma drástica sus programaciones.

Además, también desciende de forma pronunciada su aportación a grandes festivales. El Grec, por ejemplo, sufrirá un recorte del 36 por ciento. De 495.000 euros, pasará a otorgar 320.000 euros. También se congelarán ciertos proyectos, como la renovación del Museu d'Història, y se replantearán otros como el Museo del Cómic de Badalona o el de Castellers de Valls.


Las cifras que justifican los recortes

11.000 millones de euros necesarios
- Es la cifra que el president de la Generalitat, Artur Mas calcula que Cataluña necesita buscar este mismo año para mejorar su financiación.
–10 % de presupuesto para 2011
- La Generalitat tuvo el año pasado un presupuesto total de 39.699 millones de euros, la previsión es un importante descenso para 2011.
7.800 de déficit durante el año pasado
- Las previsiones de la Generalitat respecto al año pasado era cerrarlo con un déficit del 3,6 %, un 50 % más de lo permitido por el Gobierno.
589.623 parados
- El año 2011 comenzó con sabor agridulce para el empleo catalán. Lideró el crecimiento del paro con 26.950 nuevos desempleados, pero por otra parte también lideró la ocupación a nivel español