Recio alaba la «brillante actuación» de los consejeros que aprobaron los ERE

Comenzó citando a Julián Besteiro y acabó con una frase de Antonio Machado. El consejero de Empleo, Manuel Recio, convirtió ayer su comparecencia en el Parlamento de Andalucía para hablar sobre las irregularidades detectadas en los expedientes de regulación de empleo en una disertación sobre el orgullo de ser «socialista», como sinónimo de «honradez» y «transparencia» en los 130 años de historia del partido

Lanzas lo prepara y Zarrías y Peñalver se hacen la foto
Lanzas lo prepara y Zarrías y Peñalver se hacen la foto

«Los sinvergüenzas no tienen cabida en el PSOE», manifestó. No aportó nuevos detalles sobre la investigación que realiza su departamento, porque desde hace semanas la Oficina del Portavoz del Gobierno –que depende de la Consejería de Presidencia de Mar Moreno– controla toda la información sobre el asunto y es la única autorizada para transmitir los detalles de la investigación.

Recio sí hizo una defensa de sus predecesores en la Consejería de Empleo, ya que varios dirigentes de su partido habían criticado su tibieza desde que trascendieron las irregularidades.
Alabó la «brillante actuación» de sus compañeros –Guillermo Gutiérrez, José Antonio Viera y Antonio Fernández– pese a que se han detectado 39 personas que han cobrado una póliza sin trabajar en las empresas objeto de un ERE y recalcó que las ayudas sociolaborales a las sociedades en crisis «van a seguir siendo una de nuestras banderas».

Fiel a la estrategia del Gobierno andaluz, el responsable de Empleo reiteró su compromiso de colaborar con la Justicia y acusó al PP de «perseguir socialistas» en lugar de esclarecer los hechos.

Recio añadió: «¿Está seguro de que entre los intrusos –en los expedientes de regulación de empleo–no hay militantes del PP?». Incluso le inquirió al diputado Antonio Sanz sobre la etapa de Javier Arenas como ministro de Trabajo: «¿Hubo alguna irregularidad entonces?».

Por su parte, el diputado del PP-A, Antonio Sanz, ofreció la versión de su partido: una trama de pensiones ilegales «para beneficiar a amigos y a cargos del PSOE». Los populares mantienen que es el «mayor escándalo» político y social de la autonomía.

Ante la falta de nuevos datos, el debate se tornó bronco. Sanz aseguró que el ERE de Cuerotex donde se jubiló el cuñado de José Antonio Viera fue en 2003 y no en 2005 como manifestó el ex consejero de Empleo entre 2000 y 2004. El portavoz del Grupo Parlamentario, Mario Jiménez, lo llamó «sinvergüenza» –aseguran fuentes populares–, mientras que desde su propio escaño, Viera llegó a llamarle «cabrón» , aseguran las mismas fuentes.

El que se perdió la trifulca fue el presidente andaluz, José Antonio Griñán, que abandonó su escaño nada más comenzar el debate. Hoy, en la sesión de control, sí tendrá que responder acerca de su gestión en los ERE, ya que era el consejero de Economía y Hacienda cuando la Intervención General –dependiente de su departamento– criticó el procedimiento seguido en la tramitación de las ayudas. «Nadie tiene un sistema infalible ante las irregularidades», fue el único argumento que aportó Recio.
 

Lanzas lo prepara y Zarrías y Peñalver se hacen la foto
En septiembre de 2008, el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, y la alcaldesa de Jaén, Carmen Peñalver, firmaban con las empresas Dhul y Proasego un convenio para instalarse en un parque industrial de la capital jienense. Entre los asistentes, el «conseguidor» Juan Lanzas, que había mediado en el ERE de la empresa de Nueva Rumasa. La factoría acogería a los empleados de Primayor –la antigua Cárnicas Molina– donde también medió Lanzas. El sindicalista preparaba el terreno y la Junta luego se hacía la foto como ejemplo de su lucha contra el desempleo.