Fútbol

Duelo de GIGANTES: una Liga de dos velocidades

La crisis amenaza al fútbol español, pero Barça y Madrid viven al margen y volverán a jugarse el título

El segundo clásico de la temporada, la vuelta de la Supercopa, terminó en bronca tras la patada de Marcelo a Fàbregas
El segundo clásico de la temporada, la vuelta de la Supercopa, terminó en bronca tras la patada de Marcelo a Fàbregas

Madrid- Y la crisis llegó al fútbol. El mundo feliz en el que parecía vivir el deporte rey en España se ha convertido en un bosque tenebroso que ha ido desencadenando sucesos: primero, equipos en ruina que se acogen al concurso de acreedores (actualmente están el Zaragoza, el Betis, el Mallorca, el Rayo y el Racing), muchos de ellos para evitar el descenso; la consecuencia es que muchos jugadores no cobran (más de 200 entre la Liga BBVA y la Liga Adelante, a los que se les debe 50 millones, según AFE), y la reacción de éstos ha sido convocar una huelga que ha retrasado el comienzo de la Liga. Por si fuera poco, los patrocinadores huyen y muchos equipos lucirán su camiseta en blanco. Sin publicidad y sin dinero. Las medidas de prevención no se han hecho esperar. Las canteras ahora cuentan y los clubes, que han vivido por encima de sus posibilidades, comienzan a fichar a coste cero o a vender antes que comprar. Lo tuvo que hacer el Valencia, tercero las dos últimas ligas, con Villa y Silva el año pasado y con Mata éste. Ya no tiene a sus campeones del mundo. El Villarreal, equipo «Champions», ha perdido a Cazorla y no ha contratado a un futbolista de su talla. La subsistencia está por encima de lo deportivo.

Al margen viven Madrid y Barça, curiosamente los dos equipos que más deuda acumulan, pero también los que más ingresos generan y más recursos tienen. También son los grandes beneficiados del reparto de los derechos televisivos. Reciben más de diez veces más dinero que el que menos cobra (Madrid y Barça, 140 millones; los que menos, 12), algo que no sucede en el resto de ligas europeas. En Inglaterra, por ejemplo, el United percibe 68 y los últimos, 44. Esto les permite mantener el ritmo, seguir comprando, mientras el resto tienen que frenar. La crisis les afecta, pero menos. El Barça ha gastado 61 millones (que pueden ampliarse en 16 si se cumplen unas variables) en dos futbolistas, pero también ha ingresado dinero al vender principalmente canteranos. El Madrid ha reducido la inversión, pero todavía tenía capacidad para fichar a Neymar. La Liga 2011/12 será como una copia de las dos últimas: sólo dos equipos están en disposición de luchar por el título y todos lo asumen. El curso se presenta como una nueva batalla de gigantes que ha empezado con polémica tras la Supercopa.

La diferencia entre el primero (Barcelona) y el tercero (Valencia) en el curso 2009/10 fue de 28 puntos. La temporada pasada fueron 25, pero el Barça bajó el nivel las últimas jornadas, en las que era virtual campeón. Hace dos años, los azulgrana sólo perdieron un partido. El pasado, dos. Los azulgrana y el Madrid son los dominadores históricos, pero las diferencias han ido a más. En el curso 2008/09 el Sevilla terminó a ocho puntos del Barça y a 17 de los blancos. Unos años antes se colaban en medio otros: el Valencia, la Real, el Atlético... Podían pelear por el título o acabar segundos, algo impensable en la actualidad. En los siete últimos campeonatos, sólo el Villarreal ha logrado meterse entre Barça y Madrid o Madrid y Barça. Fue el año del hundimiento del equipo de Rijkaard y Ronaldinho. Saber si el Madrid ha remontado la ventaja que le saca el Barcelona los últimos años es la única incertidumbre.

Por detrás, el gasto en fichajes ha sido mínimo o equilibrado con los ingresos. Es más, de no ser por la irrupción del Málaga, la cuenta estaría casi igualada. El conjunto andaluz peleará por ser el primero de la segunda Liga con Sevilla, Valencia, Villarreal o Atlético, que ha esperado hasta el último momento para reforzarse y tratar de olvidar a Agüero. Casi nadie está a salvo del descenso: en la última Liga hasta once equipos peligraban a falta de tres jornadas.


El Málaga,la excepción
La crisis ha obligado a muchos equipos a buscar formas de subsistir. El Málaga se puso en manos del jeque Al-Thani la temporada pasada, con incertidumbre en un principio, pero la jugada le ha salido bien. Para él sí que no existe la crisis y la inversión ha sido brutal. Ha roto el mercado con casi 60 millones en jugadores. También el Getafe ha recurrido al dinero «árabe» como medio de vida. La moda que comenzó en Inglaterra (Chelsea, City...) ha llegado a España. Pero unas veces funciona y otras, es un desastre: el indio Ali Syed, tan eufórico que se mostraba en el palco del Racing, salió huyendo de Santander sin pagar sus deudas.