Björk: voz y electricidad en Santiago

MADRID- La única oportunidad de ver a Björk en España este año será maña en Santiago de Compostela, en la espectacular plaza exterior de la Ciudad de la Cultura. Después de verse obligada a suspender su gira mundial por un problema en sus cuerdas vocales (algo que dejó con las ganas a los asistentes al Primavera Sound de Barcelona, entre otros conciertos), la cantante islandesa presenta «Biophilia» al fin en nuestro país.

Björk es uno de los artistas del mundo con una mirada más personal, y su espectáculo no dejará indiferente a nadie: en escena, una gran bobina Tesla producirá algunos de los ritmos de sus canciones y la iluminación. El invento debe su nombre a Nikola Tesla, un científico e inventor que ha pasado a la historia además de en su disciplina, como referente literario de escritores y músicos –entre ellos The White Stripes– por su atribulada biografía. La bobina producirá sobre el escenario descargas eléctricas que convertirán el concierto en un espectáculo de luz y sonido muy del gusto de la genial y excéntrica Börk. El escenario, que ya ha comenzado a montarse, tiene unas dimensiones de 24 x 12 metros, y se instalará en la plaza exterior de Gaiás. El acceso al recinto estará abierto desde tres horas antes del comienzo de la actuación, que arranca a las 22:30 horas.

Un diseño respetuoso
Las entradas pueden adquirirse hasta el mismo viernes a un precio de 45 euros, si bien la organización del evento ha recordado a los asistentes que los menores de 18 años no podrán acceder al recinto sin ser acompañados por un adulto que se haga responsable de su seguridad, y que se identifique con el carnet de identidad. La islandesa acaba de volver a los escenarios, y este fin de semana demostró que su voz está perfectamente, despejando así cualquier duda sobre su estado de salud, en el Festival de Músicas Sacras de Fez (Marruecos), donde, además de interpretar los temas de su último álbum ha repasado la mayoría de su repertorio sin olvidarse de «Declare Independance», por ejemplo. Y es que Björk es una artista particular (fuera y dentro del escenario) y no solamente en lo referente a su estética. También en el mensaje que transmite a través de sus canciones. Las bovinas Tesla antes citadas significan para ella la energía que sujeta el mundo, y también le interesa la simbología del péndulo, que hace explícitos los campos de fuerza imperceptibles. Por eso, quizá, es una ecologista convencida.

 

Sopa de miso y vino francés
Quiere predicar con el ejemplo y para ello, ecologista convencida que es, la artista la solicitado para el concierto gallego comida vegetariana y productos reutilizables. El menú se compondrá de sopa de miso, humus, batidos de frutas, té verde, anacardos, bayas, almendras, miel y limones. Seguro que, además de los vinos franceses que ha pedido, no faltará algún caldo gallego.