El «impuestazo fantasma» que sobrevoló Moncloa

La rumorología sobre el "impuestazo"que anunció Zapatero para "los que más tienen"se disparó desde primera hora de la mañana, y se calentó aún más conforme se acercaba el Consejo de ministros. Las especulaciones situaron el límite en el millón de euros, en espera de que el Gobierno tratase el tema hoy mismo e hiciera un anuncio para aclarar el asunto. Al final, nada de nada. Hoy no tocada, "sólo el recorte del gasto", zanjó Salgado en la rueda de prensa posterior al Consejo.

Indudablemente es cierto que el Gobierno ya trabaja para dar forma al impuesto sobre los que más tienen. El déficit aprieta y el partido también, y urge un anuncio que vaya aplacando las críticas y el rechazo social y sindical, que aunque lentamente, parece empezar a despertarse.Y, de hecho, ha sido desde La Moncloa y sus aledaños desde donde han surgido los principales rumores del día en torno al asunto. Fuentes del Ejecutivo han informado de que ese nuevo impuesto está bastante avanzado. Incluso daban por hecho que el Gobierno lo aprobará en un plazo máximo de dos semanas.Sería un nuevo impuesto extraordinario para las personas cuyos ingresos, ahorros, acciones y propiedades superen ampliamente el millón de euros, según anunció la Cadena SER. La intención es agilizar al máxiimo la tramitación de este nuevo impuesto en las Cortes para que pueda entrar en vigor lo antes posible, incluso a finales de año. El nuevo tributo, que según las fuentes consultadas por Europa Press sería similar al suspendido Impuesto de Patrimonio, afectará a las personas que sumando todo lo que tienen (propiedades, acciones, ingresos y ahorros) superen ampliamente el millón de euros en su haber. Una medida complementaria al recorte socialEste nuevo impuesto vendría a complementar las medidas de ajuste anunciadas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hace una semana y que ha aprobado el Consejo de Ministros, que buscan atajar el déficit -situado en el 11,2% en 2009- mediante un recorte del sueldo de los funcionarios, la congelación de las pensiones, la supresión del 'cheque bebé' y la reducción en más de 6.000 millones de las inversiones, con especial incidencia en la obra pública. Fuentes sindicales consultadas por Europa Press aseguraron que el Gobierno no les ha anticipado en la reunión de esta mañana sobre el diálogo social ningún detalle de la creación de este tributo extraordinario que gravaría las rentas más altas. Por su parte, fuentes de la Administración tributaria señalaron a Europa Press que no les extrañaría que el Gobierno tomara una medida de este tipo, aunque afirmaron desconocer los planes del Ejecutivo. "Han blindado como nunca este Consejo de Ministros", subrayaron. En cualquier caso, explicaron que un nuevo impuesto no puede aprobarse mediante un Decreto Ley, sino que exige la elaboración de una nueva Ley que tiene que pasar por el Parlamento. Además, con esta medida, el Gobierno haría un guiño a la izquierda, que reclama que el ajuste recaiga sobre los que más tienen. Precisamente, Zapatero confirmó ayer que el Ejecutivo prepara una subida fiscal para "los que más tienen"y aseguró que, cuando se conozcan sus planes, quedará "muy claro"que el aumento no afectará a la clase media. En la última de las ruedas de prensa con motivo de las cumbres UE-América Latina y Caribe, Zapatero no quiso dar "ningún detalle"sobre esa subida fiscal, pero ya no lo planteó como posibilidad, como había hecho pocas horas antes al decir que el Gobierno tomaría una decisión cuando lo considerase "conveniente". Así, tras decir que la subida no afectaría a las clases medias, en su última comparecencia no aclaró si lo que prepara el Gobierno es recuperar algún impuesto o crear uno para las grandes fortunas y si descarta hacer algún cambio en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que grava fundamentalmente las rentas del trabajo.