Moody's aplaude la reforma como «positiva para el crédito de España»

La agencia de calificación crediticia Moody's dio por fin ayer un respiro a su constante examen de la economía española (hasta ahora permanentemente negativo) y consideró «positiva» para el perfil de crédito de España la reforma constitucional para limitar el déficit de las administraciones.

La Razón
La RazónLa Razón

Esta valoración a favor de la reforma vendrá acompañada, según la agencia, de una promesa: lo tendrá en cuenta en su análisis del «rating» soberano (Aa2), aunque advierte de que establecer una regla fiscal no resolverá por sí misma los desafíos fiscales del país. Es decir, un diez a la reforma pero serán necesarios más esfuerzos para que la nota de la deuda española no caiga en desgracia.

Moody's, de todos modos, también puso sus pegas respecto a la modificación de la Carta Magna, ya que en su opinión, «hubiera sido preferible incluir la cifra máxima permitida de déficit en la propia Constitución e introducir mecanismos claros de corrección y sanción en caso de desviaciones».

La calificadora de riesgos colocó el pasado 29 de julio la nota de solvencia «Aa2» de España en revisión para una posible rebaja ante las dificultades del Gobierno para cumplir sus objetivos fiscales y por las persistentes presiones en la financiación. La agencia destaca que la proposición de revisión, que se aplicará a todos los niveles de la Administración, incluidas las regiones, representará una «importante mejora» respecto al acuerdo alcanzado entre el Gobierno central y las autonomías a finales de julio, ya que, a su juicio, un techo voluntario de endeudamiento «habría sido inefectivo» dado el historial de muchas regiones. Además, subraya que la medida garantiza la continuidad del apoyo del Banco Central Europeo a España, lo que es importante en una época turbulenta en los mercados.

Asimismo, Moody's subraya que el apoyo del principal partido de la oposición a la medida señala un amplio consenso y compromiso entre los partidos para lograr la consolidación fiscal. No obstante, la agencia advierte de que «una regla fiscal no solucionará los actuales desafíos fiscales de España, ya que este año y el siguiente son más necesarios recortes del gasto que límites al incremento del mismo».

La agencia de calificación crediticia rebajó el pasado mes de marzo la nota española y atacó directamente a la credibilidad del sistema financiero nacional, al poner en duda los cálculos del Banco de España sobre las necesidades de capital de los bancos y las cajas de ahorro.