El Gobierno niega a un guardia civil cuidar de su madre como Usabiaga

La madre del agente tiene 82 años y una minusvalía del 46 por ciento. A la de Usabiaga ni la han valorado.

Usabiaga salió de la cárcel sin que su madre iniciara trámite alguno
Usabiaga salió de la cárcel sin que su madre iniciara trámite alguno

MADRID- «Es vergonzoso ver cómo Usabiaga tiene más derechos que un guardia civil. Estamos consternados, cabreados...». Quien habla es Joaquín Jiménez Puyuelo, vicepresidente de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO), en referencia a lo que califican de «lamentable»: el recurso de la Abogacía del Estado contra la sentencia que permitía a un agente flexibilizar su horario para cuidar de su madre, de 82 años y dependiente. Y es que la UO denuncia que, mientras a un encarcelado vinculado a ETA no le ponen problemas para ser excarcelado con la misma justificación –sin haber iniciado su madre siquiera los trámites–, no ocurre lo mismo con este agente. Todo comenzó cuando J.S.C., capitán de la Guardia Civil destinado en Cuenca y con una trayectoria «impecable», solicitó una reducción de jornada para cuidar a su madre, con una minusvalía del 46 por ciento. El jefe de la Comandancia del Instituto Armado se la denegó y él llevó el asunto a los tribunales. Éstos le dieron la razón el pasado 26 de abril, cuando el Juzgado Contencioso-Administrativo número 1 de Cuenca reconoció «el derecho a la flexibilización tan sólo en horario de mañana de 8 a 14 horas».Pero no le duró mucho la alegría al agente, ya que el pasado 21 de mayo la Abogacía del Estado recurrió dicha sentencia esgrimiendo una serie de motivos cuanto menos curiosos, sobre todo si se tiene en cuenta el caso de Díez Usabiaga, al que apenas le hizo falta la solicitud de inicio de los trámites de su madre para salir de la cárcel pagando una fianza de 30.000 euros. En su recurso, los servicios jurídicos del Estado apuntan que el afectado «tiene mejor situación que la que la propia sentencia le reconoce» o que en ocasiones «el porcentaje de servicios anotados en horario de 8 a 14 es del 42,9 por ciento». Y viene a criticar que se pida «el reconocimiento de un supuesto derecho cuando, de hecho, se disfruta de uno mayor» y «no está sujeto a horario fijo».Además, se agarra también al hecho de que el demandante cuenta con un nuevo destino «en plaza y unidad diferentes», algo que las fuentes consultadas aseguran que se debe a la «gran presión a la que ha sido sometido». Según comentan, desde que solicitó la flexibilización de horario «empezaron a hacerle la vida imposible» hasta el punto de tener «que irse de Cuenca».Al mismo tiempo, el vicepresidente de UO recuerda que se «deniega constantemente a presos con condenas más leves (que Usabiaga) cualquier tipo de salida de la cárcel. Si se siguiera el mismo criterio que con él no tendríamos delincuentes en las cárceles».

Los dos casosEl ex secretario de LAB- Quedó libre el pasado mes de abril para, supuestamente, cuidar de su madre. Pero ésta no inició hasta el 3 de junio los trámites para beneficiarse de la Ley de Dependencia y nadie ha valorado su estado.

El capitán de Cuenca- Su madre, de 82 años de edad, padece una minusvalía del 46 por ciento y J. S. C. únicamente pidió la flexibilización de su horario para poder atenderla. La Justicia se lo concedió, pero la Abogacía ha decidido recurrir esa sentencia.