Las ventajas de viajar por Carmen Gurruchaga

La Razón
La RazónLa Razón

Siempre se ha dicho que el aldeanismo, el nacionalismo… se cura viajando, porque salir del entorno, a veces asfixiante, suele dar resultados positivos pues se establecen relaciones personales, se afianzan otras… En este caso, el beneficio para España ha llegado de la gira de Rajoy a la cumbre de la OTAN, donde ha tenido la oportunidad de comunicar personalmente a Angela Merkel las medidas que está adoptando su Gobierno para equilibrar las cuentas y abandonar los números rojos; así como la no necesidad de que los bancos españoles acudan al fondo de rescate, como sugirió Hollande. La alemana invitó a dar un paseo en barco a Rajoy y así hablar sobre las reuniones de jefes de Estado y de Gobierno europeos del próximo miércoles y de finales de junio, dado que la sintonía entre ambos es buena. De hecho, el primer destino de Rajoy fuera de España nada más ser nombrado presidente fue Berlín y, ayer, ella anunció que el 6 de septiembre visitará España con inversores alemanes para que éstos vean que existe negocio en el sur de Europa. Los dos defienden el crecimiento, pero después de arreglar las cuentas con medidas de austeridad. Por el contrario, Hollande y Monti apuestan por políticas de crecimiento, aun no habiendo saneado las cuentas. Alemania y Francia saben que deben contar con uno de los países del sur para el renacer de la UE que está en ciernes y Italia está jugando fuerte esa baza hasta el punto de que pretendió organizar con la ausencia de España una minicumbre sobre crecimiento en la que buscar un acuerdo de las próximas y urgentes medidas para impulsar la economía euro. Pero, finalmente, Monti tuvo que invitar a Rajoy y el encuentro será a cuatro.