Los líderes de Amaiur suman dos fincas cuatro casas y 200000 euros

Iñaki Antigüedad,  ex miembro de Batasuna
Iñaki Antigüedad, ex miembro de Batasuna

MADRID- Cuando un diputado llega al Congreso por primera vez lo primero que hace, además de recoger el acta de parlamentario y jurar, prometer o acatar la Constitución, es presentar su declaración de bienes y actividades. Y, aunque durante 30 años jamás se hicieron públicas, el Congreso decidió hace apenas un año colgarlas todas en la web oficial de la Cámara Baja. La iniciativa, impulsada por el ex presidente José Bono, supuso toda una revolución en cuanto a transparencia en una institución en la que la opacidad y la falta de información son el uso y la costumbre.

Ayer, apenas una semana después de constituirse la Cámara Baja, las declaraciones de sus señorías volvían a hacerse públicas por segunda vez en la historia de la democracia. Y fue así como se supo que de entre los nuevos ministros, Soraya Saénz de Santamaría y Arias Cañete son los que más pagan a Hacienda (la primera casi 60.000 euros y el segundo, más de 75.000), que una diputada de CiU, Lourdes Curo, declara ingresos como abogada y concejal pero no menciona el IRPF, o que los diputados de Amamiur tesoran fincas, locales y otras propiedades como la mayoría de los parlamentarios. En concreto, los dos rostros más conocidos de la coalición, Iñaki Antigüedad y Xabier Mikel Errokondo, suman entre ambos cuatros viviendas, dos locales, dos fincas y unos 200.000 euros en cuentas bancarias.

El primero, miembro de la Mesa Nacional de Batasuna, ingresó durante 2010 53.476,37 euros como profesor universitario, más 7.101,13 por conferencias, y pagó en IRPF 23.189,99 euros. Y es que tiene tres viviendas en Vizcaya, dos de ellas en régimen de gananciales, y una tercera que obtuvo por herencia. Declara además poseer un coche, 14.813,07 euros en una libreta de ahorros, 56.797,30 en un plan de pensiones y 16.338,64 euros en fondos de inversión, así como un préstamo firmado en 2005 con un capital pendiente de 127.377,22 euros.

El ex jugador de balonmano Xabier Mikel Errekondo declaró, por su parte 63.867,12 euros rentas por trabajo y haber pagado 13.330,14 euros de IRPF. Posee una vivienda y dos locales en Guipúzcoa, así como dos fincas (una rústica y otra urbanizable) y dos vehículos de alta gama: un Audi A6 y una moto BMW 1150R. Cuenta además con 109.034,24 euros en cuentas y planes de pensiones, y sobre él pesa una hipoteca con 17.985,9 euros pendientes de pago.

Rafael Larreina, de Eusko Alkartasuna, es propietario de una consultora de comunicación (RALAVA) y posee acciones en otras cuatro sociedades por valor nomide unos 18.000 euros, pero no tuvo que pagar IRPF. Posee el 27 por ciento de una vivienda unifamiliar en Álava y un panteón familiar, así como 1.335,22 euros en una cuenta y el aplazamiento de una deuda con la Seguridad Social por valor de 5.737,36 euros.

 En cuanto a Iker Urbina, abogado de presos de ETA, declaró 7.750,91 euros por rendimientos de actividades económicas y pagó 1.728,71 euros de IRPF. No declara bienes inmuebles y cuenta con 2.546,64 euros en el banco.