CAM rompe el acuerdo de fusión por las exigencias de los murcianos

El escenario abre la posibilidad a otras opciones como una operación con Caja Madrid o con Bancaja.

El director de CAM, Roberto López, y el presidente, Modesto Crespo
El director de CAM, Roberto López, y el presidente, Modesto Crespo

VALENCIA- El acuerdo que el lunes por la tarde estaba prácticamente cerrado, a última hora de la noche se rompió. La fusión entre la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) y Cajamurcia no se va a realizar por las extremadas exigencias de los murcianos.La explicación de la ruptura del acuerdo fue lo que centró el Consejo «ordinario» que celebró la entidad alicantina ayer en Alicante, un Consejo que estaba convocado para todo lo contrario, es decir, para informar de la fusión con los murcianos. En la reunión se pidió permiso para seguir negociando otras alternativas con diferentes entidades.Según fuentes consultadas por este periódico, el acuerdo no llegó a cuajar porque Cajamurcia pedía demasiado. Pretendía acoger la sede de la nueva caja resultante así como ostentar la dirección y la presidencia de algo.Estas demandas fueron inasumibles para la CAM, que hasta ahora pretendía que, cualquiera que fuese la operación que se realizase, saliera reforzada. No obstante, la ruptura con Cajamurcia abre un nuevo escenario en el que se contemplan nuevas y muy variadas opciones a realizar.Al parecer, la más fuerte de ellas es la de una unión con Cajamadrid. Esta podría llevarse a cabo mediante un Sistema Institucional de Protección (SIP), puesto que de esta manera, a pesar de que la madrileña es mucho más grande que la alicantina, esta última no perdería su autonomía en cuanto al funcionamiento, red de sucursales, imagen y trabajadores.Con este sistema, las dos entidades se alían para conseguir financiación y liquidez, de manera que se solventa el problema de la solvencia que tanto preocupa al Banco de España.Otra posibilidad que podría recuperarse con este nuevo escenario es una fusión con Bancaja, una operación que sería vista con muy buenos ojos por parte de la Generalitat, ya que es la más deseada.El Consell, a través de su vicepresidente primero, Vicente Rambla, señaló ayer que «todas las actuaciones que se realicen en el sistema financiero deben respetarse para que se puedan realizar de manera correcta y sin distorsiones». Aseguró que los criterios que utiliza la CAM son financieros, con lo cual, «cualquier proceso concluirá de la manera más satisfactoria posible».Por su parte, el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana, José Vicente González, afirmó que la fusión «ideal» sería con Bancaja. Indicó que «lo que está claro» es que es necesario «recortar la estructura de las cajas y despolitizarlas».El presidente de la patronal, Cierval, Rafael Ferrando, por su lado, reiteró la postura de la organización de que la Comunitat Valenciana tenga dos entidades fuertes (CAM y Bancaja) aunque señaló que las decisiones de fusión corresponde a los órganos de gobierno de las cajas. A las empresas de la Comunitat les interesa que existan «unas entidades con capacidad, fuertes».

Mejora cualitativa y cuantitativaLa versión oficial que ofreció ayer la CAM es que cualquier operación que realice la entidad «debe garantizar un avance cualitativo y cuantitativo» para la capacidad competitiva de la caja. Por esta razón, dijo, «cualquier operación de unión con otra entidad deberá responder a un criterio racional económico, para mejorar la capacidad competitiva en el terreno comercial y potenciar el acceso preferente a la financiación de los mercados mayoristas». Además, señaló que la apuesta de la CAM es seguir desarrollándose en los territorios en los que ya está presente.