Nino ricos manjares cervantinos

Julio y Alberto Romero, en el salón del comedor del restaurante Nino, que se llena cada día por apasionados del buen comer
Julio y Alberto Romero, en el salón del comedor del restaurante Nino, que se llena cada día por apasionados del buen comer

Un rincón gastronómico imprescindible de la ciudad de Alcalá de Henares, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en diciembre de 1998, tanto por la calidad óptima de los productos que componen sus atractivas recetas como por el prestigio que saborea la casa, fundada en 1953. Esta es la definición exacta del restaurante Nino, el más antiguo de la cuna de Cervantes. Situado en el número 70 de la calle Mayor, bajo los populares soportales de la localidad, sus mesas las ocupan desde hace 57 años alcalaínos, visitantes, así como los componentes de la peña madridista alcalaína y la del torero Matías Tejela. Por su cocina han pasado tres generaciones de la familia Romero, ya que el negocio lo inauguró Saturnino Romero, luego pasó a su hijo Julio –una imagen de ambos en bici decora el pasillo que conduce a los fogones– y ahora lo dirige su nieto, Alberto, que aprendió las mejores lecciones del oficio, más tarde aliñadas con diversos cursos culinarios, junto a su madre Esperanza. Ella le mostró cómo elaborar las recetas caseras mediterráneas que componen una carta variada y sólida.


Migas con huevo

En la entrada, una barra da cobijo a los comensales, que disfrutan de una caña bien tirada y de un nutrido surtido de raciones, entre ellas, los champiñones a la plancha, una especialidad de la casa tan deliciosa como los pinchos morunos. Los amantes de la casquería optan por la oreja a la plancha, reina de un apartado que también anuncia los magníficos callos, mollejas y riñones de cordero.

Para empezar, el gambón a la plancha o las migas con huevo son bocados perfectos para abrir paso a un recetario que se amplía con los pescados frescos (bacalao, merluza a la plancha, rodaballo a la gallega...) y las carnes (chuletones y solomillo de ternera, asado de lechal por encargo...). Manjares que armonizan con M. O de Olivara, un vendimia seleccionada de la D.O Toro de Bodegas Marqués de Olivara, perteneciente al Grupo Garvey: «Es un vino de calidad muy conseguido para disfrutar con una buena carne. Me encanta», apunta Alberto. Pregunte por los menús, que preparan tanto a diario como los fines de semana, días estos últimos en los que elaboran también un arroz con bogavante que quita el hipo.


Bacalao a la plancha
Ingredientes para cuatro:
-1 lomo de bacalao
-aceite de oliva
-ajo
-guindillas
-vinagre de Módena
Para la salsa de tomate:
-tomate, azúcar, sal y cebolla

Elaboración:
Poner el lomo de bacalao en la plancha. Después, extender en el fondo del plato la salsa de tomate, previamente elaborada con los tomates, el azúcar, la sal y la cebolla y, una vez hecho el pescado, añadir un chorrito de aceite de oliva, el ajo picadito, las guindillas y la reducción de vinagre de Módena. Servir bien caliente.


El plato estrella
Los champiñones, la oreja a la plancha y el bacalao son algunas de las especialidades de la casa, que sirve desde hace 57 años la mejor cocina casera mediterránea de Alcalá de Henares.
La bodega
El local posee una estudiada carta de vinos con 90 referencias. Entre ellas, M.O. de Olivara, de la D.O. Toro de Bodegas Marqués de Olivara, propiedad del Grupo Garvey.


Dirección
-Nino. C/ Mayor, 70. Alcalá de Henares. Madrid.
Tel. 91 888 30 00.
Precio medio: disponen de varios menús: de lunes a viernes, uno por 13 euros; los fines de semana y festivos, tres distintos de 20, 25 y 30 euros.
Plato estrella: champiñones a la plancha.
Días de cierre: ninguno.
Tarjetas: admite todas.
Prestaciones: Alberto Romero también regenta Sunrise, un local de copas situado en la Plaza Garena (local 33. Local 33. Juan Carlos I).